You are here

Real enlace entre la bici y el Rotor





curvaSupTit.gif" border="0">

Real enlace entre la bici y el Rotor

 

04242004_rotor2
04242004_rotor3
04242004_rotor4
04242004_rotor5

1. Pablo Carrasco y su Rotor
2. Los 7 roter@s
3. El cortejo tecnonupcial
4. Foto de la familia rotora



 


 


Barcelona, plaza de Sant Jaume, 12 horas.
Una manifestación del trabajadores de la automoción clama a gritos por sus derechos delante del Palau de la Generalitat. En el mismo momento, pero enfrente, otro grupo de personas se iban concentrando en la puerta del Ajuntament de la ciudad, también vinculados con el transporte, pero en este caso usuarios de un vehículo limpio y sostenible: la bicicleta. Los asistentes al acto llegaban en su mayoría sobre dos ruedas. Entre ellos se distinguía a los 7 ciudadan@s ciclistas, ciertamente afortunados y que van protagonizar este acto singular para dar una nueva y larga vida a la bici. Todos expresan en sus caras la ilusión de quien tiene el privilegio de participar en la celebración de la unión entre doña Bici, y uno de los inventos más fascinantes habidos en el mundo en relación con el pedaleo, don Rotor.

Ayer las organizaciones responsables en una rueda de prensa contaron con todo lujo de detalles la historia de amor que ´tuvo como resultado el parto de Rotor y la otra que desembocó en el enlace de 7 Bicicletas urbanas barcelonesas con siete Rotors. Sin duda, este es el primer real enlace del siglo XXI para elevar a lo divino a la máquina más verde de las que circulan por la ciudad. Los medios de comunicación no han faltado a su cita y varias de las novias mecánicas con sus respectivos han posado sin titubeos.

¡¡Rotor se ha casado hoy en BCN con la Bici urbana!! Las autoridades Asisten a este real enlace con la compañía de los padres, amigos y simpatizantes. Por parte del novio tecnológico Rotor la pareja que le dió vida no podía sino reflejar su felicidad y han comentando las excelencias que seguro van a dar sus 7 hijos a las 7 novias urbanas, todas ellas bicicletas bien adaptadas al asfalto callejero y a la vivienda prieta. Las 7 parejas rebosaban de alegría por estrenar esta nueva vida en el marco de los actos que se organizan con motivo del Día de la Tierra. Y como ocurre en estos festejos, las 7 bicis lucían sus mejores galas y  daba gusto verlas de radiantes que estaban. 

Los representantes municipales para bendecir el enlace, denominado BCN +B con Rotor han sido la 3ª Teniente Alcalde de la ciudad, Imma Maiol y el concejal Ricard Martínez. Megáfono en mano, ha iniciado la ceremonia el presidente de la Fundación Tierra. A esta organización, practicante de lo pequeño que siempre es hermoso, se le debe el que haya juntado a las siete hermanas con los 7 novios. De testigos no han faltado. Desde la radiante bicicletera Diana en representación del Bicicleta Club de Catalunya, a los distinguidos activistas unidos de Amics de la Bici. Tampoco han faltado el representante de la salud técnica de las parejas, Miguel de espaibici. Aunque no he visto saltar ninguna lágrima, si he percibido algunas hondas emociones. Vaya, lo normal en este tipo de enlaces. No todo los días se unen fielmente una tecnología innovadora con una maquina casi perfecta.

El idilio ha llegado casi como por sorpresa, aunque llevaba tiempo gestándose. El interés entre ambas partes surgió después de la lectura de una noticia en la prensa, donde se comentaba el genial parto de un inventor malagueño, Pablo Carrasco, y su enlace por amistad e ilusiones con Ignacio Estellés,  quien fundaron la familia Rotor Componentes Tecnológicos. El largo proceso de formación del rodado ingenio finalmente recibió el nombre Rotor, pues en lugar de salirles como un plato bicicletero más bien se les pareció al rotor de un helicóptero. En fin, la familia estaba contenta y por aquel entonces, en plena emoción, poco podían imaginar que aquellas piezas y bielas de metal e ingenio humano les depararían mucho esfuerzo y riesgos, pero también seguras alegrías. Vamos, lo que se espera siempre de todo lo que se quiere y tiene.

A medida que crecían los Rotor's, empezaron a causar sensación social y a ser portada en diversos medios, pero la que estoy seguro que a algunos causo gran emoción y altas dosis de ilusión fue la de una modesta publicación dirigida a maestros y gestada en el laboratorio de ideas sencillas de la Fundación Terra. En ella se recogía la experiencia de la didáctica de la asignatura de física por parte de un profesor que un buen día  se subió al estrado con una bicicleta y con ella dió todo el curso de física. En este cuadernillo se recuperaba un trabajo de amor a la bicicleta y en su puesta al día se colaron las excelencias del Rotor y lo fantástico que podía ser para las relaciones de las bicicletas del siglo XXI.  

Puestos en contacto con los padres del invento, estos no tardaron en enviar por correo las fotos e imágenes más bellas del tecnoahijado, junto a su cartilla de identificación y todos los datos para valorarlo mejor. Al momento y sin dudarlo, uno de los cuidadores de bicicletas quedó fascinado por la belleza de Rotor y lo llamó el mayor avance para la bicicleta tras un siglo de vida. Desde aquel día y en la emocionante relación generada entre las partes, ya nada seria igual.

Quedó siempre el gusanillo lógico en toda relación de saber cómo podrían ser las virtudes si se casaran a los hijos Rotor con las amadas Bicicletas. Y como todo enamoramiento, la más osada de las partes ideó una estrategia para no fallar en el intento. Una carta primero y una llamada telefónica después fue suficiente para que los padres de Rotor atendieran a la petición.
¡¡Aceptamos¡¡ dijeron, y entregamos siete de nuestros hijos a siete bicicletas, la mayoría plegables, todas urbanas, joviales y residentes en Barcelona.

Ante la emoción, la parte más afortunada no tardó casi nada en organizar a toda la familia para que tan ilustre enlace tuviese la mejor acogida. Y todos, con subidos ánimos, confirmaron su compromiso de recorrer, sumando distancias, más de 5.000 km por el asfalto urbano durante un mínimo de un año en su ciudad más rodada, Barcelona. Todo por el invento y por la más bella máquina jamás salida de un parto mecánico.

Hoy, día del enlace, hasta Lorenzo estaba presente con una inusitada fuerza sobre un cielo azul impactante. Después de una vuelta en tan simbólica plaza y sin arroz vertido, pero si un montón de vítores y aplausos, las siete bicis con sus siete rotors y el más animoso de los cortejos, más de 20 biciclistas, han puesto rumbo al banquete de celebración que estaba preparado en la emotiva y militante Fira per la Terra, situada en uno de los más verdes espacios de la ciudad, el Parc de Ciutadella.
Allá, después de una frugal chistorrada solar, el padre del invento ha contado a sus tecnonuer@s, los secretos e intimidades de Rotor.
Y ha conseguido emocionar más todavía, sobre todo al mostrar como y lo bien que trabajan sus protegidos. Una foto de familia, besos y abrazos, y todos los asistentes han partido por sus diversos rumbos, sabedores de que entre todos harán muchos más de los kilómetros hablados y de que durante un año celebraran encuentros para comentar las sensaciones y experiencias de su nueva tecnorelación. Todo un lujo donde no faltarán los pormenores de la prensa del corazón del mundo de la bicicleta.

Deciros que una de esas siete parejas rotorizadas ha sido mi bici y como tutor me he comprometido a velar por el bien de la nueva pareja. Ella es una bella Dahon Boardwalk 6 con un imponente Rotor RCK que no dudeis que vivirán felices por muchos años y que sus andaduras superarán los mil kilómetros y su felicidad será ejemplo para otras bellas y no menos esforzadas bicis urbanas. De como avanza, se pedalea y se vive la intensa relación entre los tres, y entre todas las demas parejas, ya daré noticias.

Durante la noche de la boda seguro que todos han dormido de un tirón. Y durante la luna de miel y el año de convivencia, de una cosa estoy seguro y es que la vida de 7 ciclistas urbanos y sobre todo su pedaleo, ya nunca serán lo mismo. Rotor y la bicicleta urbana van a contribuir, sin duda, a mejorar la salud de los usuarios de la bici urbana y a aportar su grano en el montón de arena que hay que conseguir para dignificar hasta el limite la movilidad más sostenible y ecológica.

¡¡ Felicidades y un brindis por las nuevas parejas bicirotantes y sostenibles ¡¡ 


¿Porqué éste diario?