You are here

Soleada Fira per la Terra





curvaSupTit.gif" border=0>

Soleada Fira per la Terra

 
04252004_delaterra1
04252004_delaterra2
04252004_delaterra3

1. Cocinar sin contaminar, ¡¡que delicia¡¡
2. Parque móvil solarizado ADTS
3. Bici, rotor y cocinas, ¡¡oleeeé¡¡

 

 

Cada año, en las inmediaciones del Día de la Tierra (Earthday) que se celebra en muchos lugares del Mundo, la Fira per la Terra llena el Parc de la Ciudatdela de Barcelona. En ella cientos de puestos presentan los trabajos y servicios de personas y organizaciones que trabajan por un mundo más justo, solidario y ecológico.

En las últimas ediciones el mal tiempo no ha hecho acto de presencia, y hoy, un sol de justicia ha mantenido la tradición. Cuando se dan estas condiciones ocurre que miles de ciudadanos, a parte de lo placentero que es un paseo por el parque, también pueden acercarse a conocer propuestas alternativas.

Josep Viver de ADTS (Asociación para el Desarrollo de las Tecnologías Sostenibles) ha presentando esta vez un parque móvil de minicoches infantiles impulsados por la energía del sol, y por lo que he notado, estaba disfrutando de lo lindo. 

Desde hace años participo apoyando un peculiar espacio donde siempre que hay sol, se demuestra cocinando alimentos cuan de enorme es su potencial energético en forma de calor.

Este año, y repitiendo, junto a los buenos amigos de Intiam Ruai hemos montado el peculiar Solar Show, donde varios cocineros y 7 hermosas parábolas no han dejado de echar humos, esparcir aromas y generar sorpresas energéticas a muchos visitantes que hasta el momento no se han encontrado en medio de la calle con tan curiosos artefactos. Y siempre, que entre los muchos que miran aparecen los más lanzados que ponen las manos incrédulas donde no toca. Entonces se queman y perciben que la cosa va en serio.

Y es que unir la energía del sol con la comida, siempre causa sensación. Hoy el equipo de la solarcocina ha preparado 3 paellas divinas, 4 bizcochos de ensueño de la familia solar Terrón y un montón de porciones de manzana rebozada al anís y la canela del chef Toni. Vamos, que con el paso del tiempo vamos entrando en el suculento mundo de la gastronomía, pero esta vez solidaria y responsable. Un café, que se elabora más rápido que en cualquier otra cocina, ha dado tono a una tarde primaveral de suprema valoración.

Aprovechando la ocasión se ha comentado sobre uno de los eventos dedicados a las energías renovables más interesantes del panorama mundial. El Encuentro Solar 2004, de Benicarló, el cual se configura como más interesante conforme pasa el tiempo y es sin duda una oportunidad casi única de ver y sentir el mayor número de activismo ingenioso solar por metro cuadrado. Ya han comenzado las inscripciones, y los organizadores recomiendan no olvidar las chanclas, el bañador (quien lo use) y la alegría. Del sombrero de paja, este año motivo del Tributo Solar, todo el que participe recibirá uno. Bueno, y de la comida solar, lo nunca visto. Pero eso ya lo contaré. Aquí está todo lo que hay que saber, y si te seduce la economía solar lo vas a tener difícil para no estar el 26 y 27 de junio en un lugar del Levante mediterráneo de cuyo nombre siempre quiero acordarme, Benicarló.

Mi bici plegable Dahon con su flamante Rotor ha estado a disposicíón de los interesados para probar las virtudes del pedaleo más saludable. Hasta los más pequeños han querido notar de que va eso de pedalear sin tener puntos muertos.

El año que viene y todos los que me queden, en un hermoso parque de BCN lleno de vitales propuestas, haré lo posible para seguir brindando por esta Tierra finita.


¿Porqué éste diario?