You are here

Un poeta en Madrid





curvaSupTit.gif" border="0">

Un poeta en Madrid

03012005_ecopoeta1
03012005_ecopoeta2
03012005_nofumar
1. Jorge Riechmann en pleno recital poético.
2. Colección de algunos de los libros del autor
3. Impacto antitabaco de dimensión galáctica en el metro de Madrid

Estar en Madrid por diversas movidas, entre laborales y relacionadas, es ciertamente siempre un placer. Aunque para mí lo mejor en lo que al movimiento se refiere es ir y venir desde Barcelona en la litera alta de un departamento de vagón de tren.

Esta vez no me he llevado la bici, el frío ambiental ha sido una de las causas, y ciertamente, la ola polar la he vivido y notado como nunca hasta ahora.
Si ya en el tren tuve espacio para sorprenderme con la eficacia de la prohibición de fumar en cualquiera de los espacios de la máquina rodante, incluso en el bar, espacio hasta ahora habitual para una gran nube tóxica y jolgorio a numerosas horas, pues bien, ni una pizca de humo había. Eso sí, se notaba quien quería fumar y no podía. Pero la sorpresa ha sido la campaña anti humos cigarreros que han emprendido en el metro, si te descuidas, una cartelón con el símbolo de no fumar te puede aparecer en cualquier lugar impactando de lo lindo, vamos que no sirve aquello de “no he visto el aviso”. Puertas de acceso y hasta una colosal pancarta pisable en un intercambiador forman parte de las armas sensibilizadoras antitabaco en espacios públicos. Ser fumador hoy es más complicado que nunca, quizás vaya convirtiéndose en un placer mesurado, ...veremos, pero lo evidente es que cada vez inhalaremos menos, los más.

Y si mi dosis de cultura ambiental no había colmado el espacio libre en mi mente después de estar en la presentación del Observatorio para la Sostenibilidad estatal, un hueco me he guardao para asistir a una lectura de poemas de uno de los ecoactivistas que más me han impactado, además en otro sitio ilustre de la cultura, la Biblioteca Nacional. Jorge Riechmann, que se licenció en matemáticas, estudio filosofía, literatura alemana y ciencias políticas, es profesor de filosofía moral y también investigador ambiental en el ISTAS, al servicio de la salud y el medio ambiente de los trabajadores. Pertenece a un buen número de colectivos ecologistas, lo he oído en charlas sobre los riesgos transgénicos o hablando de lo vital que es el tiempo en nuestras vidas. De estos temas y otros aparte de la voz va dejando escritos libros y numerosos artículos.
Mucho activismo social y ecológico, tanto en tan poco tiempo, me parece de un elogiable sincero.

Varios de los libros que tengo a mano y que por supuesto te recomiendo,  son:

Transgénicos: el haz y el envés, una perspectiva crítica
Ed. Los Libros de la Catarata, 1999

Tiempo para la vida, la crisis ecológica en su dimensión temporal
Ediciones del Genal, 2003

Argumentos recombinantes, que trata sobre cultivos y alimentos transgénicos
Ed. Los Libros de la Catarata, 2004

Ética Ecológica, propuestas para una reorientación
Ed. Norman-Comunidad (Uruguay), 2004

El principio de precaución, en medio ambiente y salud pública: de las definiciones a la práctica. Ed. Icaria, 2002.
Estos dos últimos ha sido coordinados por Jorge.

Pero el Jorge poeta, algo lo intuí, luego lo supe; además me dijo que era de lo que con más intensidad vivía ahora.

Sólo lo poco que de él he apuntado, aquí lo cito:
En una tarde de frío glacial; contra la ley de los grandes números; el músculo de la generosidad; reabsorber dolor, momento de parar; artista de la ausencia; propuesta civilizatoria; voluntarismo vegetal, árboles aventados a la primavera…
Debe la poesía ser arma poderosa contra la desesperanza y a favor de la razón humana. Con Jorge como poeta, oyéndolo recitar sus composiciones desde una mesa soltando su creatividad como grito con cierta rima y profundo compromiso con lo vivo y lo también lo que quita la vida, escuchándolo y reteniendo lo que he podido, la noche con el traqueteo en la litera del tren ha comenzado más reflexiva y ha sido más dulce que muchísimas otras.

Gracias Jorge por tu poesía, y también por haber puesto tu tiempo en ese otro espacio de tan necesaria cultura ambiental.



¿Por qué este diario?