You are here

Una semana única (I)





curvaSupTit.gif" border="0">

Una semana única (I)

 
07102004_unica1
07102004_unica3
07102004_unica2

1. Euromed ...preparado, listo, casi ya
2. Pau, la estrella de esta semana
3. La estación de Valencia



 


 


Comienzo una semana como muy especial, algo así como unas vacaciones en ruta.  Y es que estar con un zagal de 9 años y medio, al que no ves desde hace bastantes meses y que desde hace tres años los periodos de encuentro con él no pasan de más de 6 días al año, convierten estos próximos días en un ilusionante espacio de convivencia en movimiento.

Me he marcado varios objetivos para esta semana única: nos moveremos en transporte público, ahorraremos recursos, practicaremos la cultura energético solar, indagaremos en el ecoturismo, nos nutriremos con cuidadoso gusto y visitaremos espacios de ocio respetuoso y cultural. Vamos, una semanita movida y emocionante, como todas las que se preparan con cariño, estrategia y ganas, dejando un espacio a la saludable improvisación.

Hoy he comenzando la ruta montándome en un tren elegante, rápido, y extremadamente confortable. De Barcelona a Castellón, 300 Km en 2:30 horas, leyendo la prensa del día y pensando por ratos en las musarañas, que son como terapia. Ambas acciones imposibles cuando eres el capitán de un cacharro con cuatro ruedas. El Euromed recorre más de 600 km desde Murcia a  Barcelona a toda pastilla, por las mismas vías que utilizan todos los demás trenes de largo y corto recorrido. Las necesidades técnicas para su correcta carrera sobre los raíles sirvieron para mejorar y renovar una gran parte de las infraestructuras que ya existían, por lo tanto el impacto ambiental estuvo presente pero para un medio de transporte colectivo y publico no se debería ser más exigente que con toda la ocupación aberrante e insostenible de la misma costa por la que vuela el Euromed. Viajar en este primo cercano de los AVES requiere en muchas ocasiones y según fechas, andar precavido y con billete en mano la semana antes del viaje.

La estación central de Castellón fue construida hace unos años, luminosa y con un cierto toque de catedral moderna, y es que el tren se merece las mejores y porque no, digamos bellas obras de la modernidad arquitectónica. La ciudad ganó espacio publico al eliminar el corte urbano que hacia el antiguo trazado y soterrar los tramos que entran y salen de la ciudad. Unas pérgolas de diseño, ciertamente orgánicas en sus formas y anexas a la estación de Renfe, cubren los andenes de la estación central de autobuses, todo un logro en la intermodalidad del transporte público que permite con una buena coordinación unir el máximo de destinos con el mínimo esfuerzo para el usuario.

No he tardado en coger un cercanías que me ha dejado en una de esas poblaciones donde los naranjos de la agricultura química y las fábricas de cerámica son omnipresentes. Los motores económicos de la acomodada comarca de la Plana de Castellón todavía lamentablemente y por parte de sus gestores no se han puesto a pensar en serio que envenenar tierra, agua y aires es una huella pesada que algún día pasará la factura.

El personaje con el que me voy a pasar estos días me esperaba en la estación, Pau se llama, que es Paz en catalán y Pablo en castellano. Otro cercanías y ambos rumbo a Valencia, música clásica en el hilo musical y una eficaz voz anunciadora de la siguiente estación que la corta cuando toca. La estación central es otra catedral del transporte colectivo pero con solera, de esas con una cubierta arqueada, metálica y acristalada típica de las grandes ciudades donde al tren se le ponía casa bonita, amplia y cómoda para el trasiego de mercancías y personas.  Su fachada parece la de un castillo a colorines, su sala de taquillas para billetes es una mezcla entre la renovación y las de hace quizás casi un siglo, un estilo enfrente del otro. Fuera te encuentras con la plaza de toros, pasamos de largo porque nos interesa un pimiento el cartel de matadores de seres vivos para regocijo de humanos ociosos.


¿Porqué éste diario?


actualizado: 
10/07/2004