You are here

El pensamiento es un pájaro extraño...






El pensamiento es un pájaro extraño que se alimenta de sus propios yerros.
Toda filosofía guarda algo de los sofismas frente a los cuales se erige como verdad.
De residuos de teoría construimos el martillo para demoler lo viejo.

Mario Payeras (Chimaltenango, 1940 - México, 1995)
Nunca en la historia de la humanidad conocida hemos llegado a ser una amenaza real para un planeta entero, o sea, para nosotros mismos. No sólo en lo ambiental, donde el calentamiento global está en una curva ascendente debido al incremento incesante de las emisiones con efecto invernadero. La gestión racional y equitativa de los recursos naturales es decisiva para la reducción sostenida de la pobreza. Una de las formas más eficientes de garantizar que no se haga caso omiso de las preocupaciones ambientales de los pobres es incluir estos intereses en las políticas nacionales. No obstante, en la mayoría de los países incorporar una perspectiva favorable a los pobres en materia de medio ambiente en las estrategias nacionales de desarrollo sigue siendo un desafío importante.

El 40% más pobre de la población mundial, los 2.500 millones de personas que viven con menos de dos dólares por día, representan el 5% de los ingresos mundiales, en tanto que el 10% más rico representa el 54%. Nunca antes ha estado a nuestro alcance el objetivo de eliminar la pobreza: ya no existen obstáculos técnicos, de recursos o de logística insuperables para lograrlo. Sin embargo, más de 800 millones de personas sufren a causa del hambre y la malnutrición, 1.100 millones de personas carecen de acceso al agua potable, 1.200 niños mueren por hora a causa de enfermedades prevenibles y unos 2.000 millones no tienen electricidad para iluminar las horas nocturnas. Pese a ello la economía mundial crece y se han producido avances significativos en materia de medicina y tecnología, pero, en general, la mayoría de las personas de países en desarrollo son víctimas de la globalización.

El progreso social, en forma de educación, un aspecto clave en el desarrollo humano sigue siendo muy deficitario, el analfabetismo afecta todavía a más de 2.500 millones de humanos. Sin educación el progreso social no es posible. El empoderamiento de la mujer también es decisivo para avanzar en el desarrollo humano. La igualdad entre los géneros es y será siempre un fin en sí mismo. Debemos erradicar que las mujeres ganen menos que los hombres, tengan menos acceso a empleos de calidad y menos oportunidades de estudiar y, por tanto, de encontrar medios de ingresos mejores y más seguros. Debemos reconocer que las mujeres son objeto de abuso y discriminación, no sólo en los países pobres sino también en los ricos y “educados”. Mientras la mujer no participe activamente en la conformación del mundo, la sociedad entera se perjudica.

Como dice el poeta es hora de demoler lo viejo. Los retos que nos aguardan como civilización no pueden conseguirse reconduciendo el presente. Es necesario forzar el derribo de los muros que durante décadas de consumismo exacerbado y explotación global se han levantado. La Guerra Fría se terminó demoliendo el muro de Berlín. El egoismo económico creciente precisa del decrecimiento como arma arrojadiza. El mundo está en guerra consigo mismo y necesitamos dejar de alimentar los errores que nos arrastran hacia la crisis climática, social y de gobernabilidad. Entre nuestros residuos, en la poesía, en las obras olvidadas, en los autores denostados tenemos las piezas del puzzle que el actual pensamiento presente es incapaz de completar. Tenemos todo lo que necesitamos para sobrevivir en la diversidad humana que estamos aniquilando. Tenemos en la naturaleza todo el bienestar para el presente y las futuras generaciones si somos capaces de reducir la presión poblacional y de extracción a la que la hemos sometido.

Tenemos una historia acumulada llena de errores de los que podemos no solo aprender sino que sean el complemento para la nueva hoja de ruta que se precisa para afrontar los graves problemas socioambientales. Una hoja de ruta en la que no bastan los criterios puramente racionales porqué en buena parte es la falta de sensibilidad la que nos ha llevado donde estamos. Visión poética es la principal arma de esta necesaria guerrilla de corazón a corazón que debe conquistar plaza a plaza, vivienda a vivienda, persona a persona para incitarle a entrar en el decrecimiento y conseguir volver a la armonía con Gaia. Sencillo y a la vez complejo como lo es siempre el reciclaje de las ideas.