You are here

Los Principios de Valdez

Los Principios de Valdez (en memoria del desastre causado por el petrolero Exxon Valdez en las costas de Alaska en marzo de 1989) es una propuesta de la Coalición para una Economía Ecológicamente Responsable (CERES) para motivar a que las empresas y sus accionistas tomen conciencia de la responsabilidad ambiental de sus negocios. Estos principios son una declaración de intenciones para suscribir el proceso de minimizar y evitar el impacto ambiental de las actividades empresariales. La Fundación Tierra los asume plenamente. Para que una empresa pueda colaborar con Fundación Tierra debe haber suscrito igualmente el compromiso de optar por una política ambiental correcta en su gestión siguiendo los Principios de Valdez.

 

Los Principios de Valdez

Al adoptar estos principios, afirmamos públicamente la creencia que las corporaciones, las empresas y sus accionistas somos responsables del estado del medio ambiente. Las empresas no podemos ser ajenas a nuestro entorno y, por tanto, nuestra actividad no debe limitarse únicamente a generar beneficios sino que tiene que existir sobre una Tierra saludable y segura. Creemos que las empresas no pueden comprometer las capacidades de las futuras generaciones para proveerse de sus materias primeras y energía. Reconocemos esta necesidad y nos comprometemos a revisar contínuamente nuestras prácticas a la luz de los avances tecnológicos y de los conocimientos en las ciencias de la salud y el medio ambiente. La voluntad de aplicar estos principios debe basarse en que las medidas adoptadas sean consistentes y medibles objetivamente.

1. Protección de la biosfera
Minimizaremos y nos esforzaremos para la eliminar las fugas de cualquier substancia contaminante que pueda causar daños ambientales en el aire, el agua, la tierra o cualquiera de sus habitantes. Salvaguardaremos los hábitats fluviales, lacustres, las zonas húmedas y costeras y reduciremos nuestra contribución al efecto invernadero, a la reducción de la capa de ozono y al smog causante de la lluvia ácida.

2. Uso sostenible de los recursos naturales
Practicaremos el uso sostenibles de los recursos naturales renovables como el agua, los suelos y los bosques. Conservaremos los recursos naturales no renovables planificando la demanda y haciendo un uso eficiente de los mismos. Protegeremos los hábitats silvestres, los paisajes naturales y los espacios intersticiales para que conserven su biodiversidad.

3. Reducción y evaluación de residuos
Minimizaremos la creación de residuos, especialmente, los calificados de peligrosos y reciclaremos todos los subproductos y materiales siempre que sea posible. Trataremos todos los residuos mediante métodos seguros y responsables.

4. Uso prudente de la energía
Realizaremos esfuerzos para utilizar fuentes de energía ecológicamente seguras y sostenibles para atender nuestras necesidades. Invertiremos en mejorar la eficiencia y la conservación de la energía en nuestras operaciones y procesos. Maximizaremos la eficiencia energética de los productos que produzcamos o vendamos.

5. Reducción del riesgo
Minimizaremos los riesgos ambientales, de salud y seguridad de nuestros empleados y de las comunidades en el seno de las cuales trabajamos. Utilizaremos tecnologías y procedimientos operativos seguros y estaremos preparados frente a eventuales emergencias en todo momento.

6. Comercializaremos productos y servicios seguros
Venderemos productos y servicios que reduzcan los impactos ambientales adversos y que sean seguros para los consumidores que habitualmente los utilizan o están en contacto con ellos. Informaremos en todo momento a los consumidores de los posibles impactos ambientales de nuestros productos y servicios.

7. Compensación de daños
Aceptaremos la responsabilidad frente a cualquier daños que causemos a nuestro entorno. Nos esforzaremos para restaurar la calidad del medio natural y compensaremos a las personas a las que hayamos perjudicado con nuestra actividad.

8. Daremos información
Daremos información a nuestros empleados y al público en general sobre los daños ecológicos que pongan en peligro la seguridad o salud de las personas y el entorno que podamos causar con el funcionamiento de nuestras instalaciones. Daremos a conocer los peligros potenciales para la salud o la seguridad ocasionados por nuestra actividad y no emprenderemos acción alguna contra nuestros empleados que denuncien cualquier condición que cree algún peligro para el medio ambiente o amenace la salud y la seguridad de las personas.

9. Directores y gestores ambientales
En el Consejo de Dirección o Administración de la empresa, al menos una persona estará calificada para priorizar los intereses del medio ambiente. Dedicaremos recursos administrativos para implementar estos Principios e incluiremos el financiamiento de una vice-presidencia o posición ejecutiva equivalente en asuntos ambientales y la información continuada para que este proceso sea seguido a todos los niveles de la empresa.

10. Evaluación y auditoría anuales
Realizaremos y publicitaremos una autoevaluación anual de nuestros progresos en la aplicación de estos principios así como en cumplir la legislación aplicable a nuestra actividad en cualquier país del mundo. Trabajaremos para crear procedimientos de auditoría ambiental independiente los cuales anualmente serán dados a conocer a la opinión pública.

 

actualizado: 
06/02/2013