You are here

Cortina de humo sobre el cambio climático

Este libro es una impactante y  a la vez increíble historia que detalla la manipulación perpetrada por los negacionistas del clima. Publicado en inglés, con el título original, Climate Cover-Up, en 2009, llega ahora en España, de momento en lengua catalana, bajo el título Cortina de fum sobre el canvi climàtic (Cortina de humo sobre el cambio climático) editado por Librooks-Terra.  En pocas palabras, este libro es una advertencia valiente para despertarnos del adormecimiento en el que nos tienen sumidos los medios de comunicación bajo las órdenes de las grandes corporaciones que mueven los hilos de este planeta.

Leonardo DiCaprio, productor del documental La hora 11 argumentaba sobre el interés de esta obra sin pelos en la lengua: "Este libro explica cómo la propaganda generada por los grupos de presión de los oligopolios ha creado deliberadamente la confusión sobre el cambio climático. Es un imperativo de leer este libro si queremos sobrevivir al futuro".

Portada del libro publicado por Librooks (2016).

Otros expertos en el ámbito medioambiental, com el doctor David Suzuki, son más contundentes: "El libro narra una de las historias más repugnantes de desinformación corporativa que jamás se hayan ocultado. Lo que el lector descubrirá en este libro lo que equivale a la prueba de un crimen organizado intergeneracional".

Cortina de fum sobre el canvi climàtic aborda de forma amplia una de las temáticas apuntadas también en el documental Merchants of doubt, basado en el libro del mismo título, de Naomi Oreskes y Eric Conway.  Sin embargo, en Cortina de fum sobre el canvi climàtic, a lo largo de los diferentes capítulos se nos detalla la indecente estrategia corporativa de pagar a científicos dispuestos a negar - con el discurso o el lenguaje de la ciencia- los hechos que los oligopolios consideran que amenazan sus beneficios empresariales. La táctica es siempre la misma, crear la duda extrayendo datos de su contexto y manipulándolos.

Una prueba de ello son los documentos que los negacionistas generaron con firmas de científicos tales como el Manifiesto de Oregón o la Declaración de Leipzig, cuyo único proposito era poder afirmar que "Ahora hay decenas de miles de científicos que dicen que los de medios de comunicación y los grupos defensores del medio ambiente se equivocan de lleno respecto al calentamiento global, que no es una crisis". Pronto se descubrió que los impulsores de estos manifiestos estaban en la órbita de la petrolera Exxon y que esta empresa los había financiado. En esta operación, Exxon invirtió más de 20 millones de dólares en comités de expertos para poner en duda que el cambio climático era un fenómeno científico bien fundamentado.

La celebración de la Cumbre de la Tierra de 1992 en Río de Janeiro, en la cual la cuestión del calentamiento global fue el tema estrella, provocó que tres poderosos grupos de la industria estadounidense de los combustibles fosiles empezasen a urdir una estrategia que pusiera en duda los abundantes datos que los expertos en climatología acumulaban sobre la causa humana del calentamiento global. A pesar de que los propios científicos de la industria del petróleo habían declarado, ya en 1995, que el cambio climático inducido por el hombre era innegable.

El éxito de esta minuciosa campaña de desinformación, con los medios de comunicación como peones, es evidente. Los autores de la obra, James Hoggan, experto en relaciones públicas, junto con el periodista Richard Littlemore, revelan los detalles de esos planes para sembrar la incertidumbre a base de acumular pruebas, aportar nombres y describir las tácticas de un ataque en toda regla a la sensatez. El libro recopila más de cuatro años de investigación original, como las mentiras lanzadas, en otro tiempo, incluso por personajes relevantes como el conocido biólogo, David Bellamy quien en la prestigiosa revista New Scientitst escribió que "555 del total de los 625 glaciares en observación por parte del Servicio Mundial de Control de Glaciares en Zurich, habían crecido desde 1980". Sin embargo, la realidad es más tozuda que la manipulación de este prestigioso naturalista, es lamentablemente, bien diferente.

El pico del Matterhorn, una de las cumbres de los Alpes, situada en Suiza, en la que se puede apreciar el declive del nivel de las nieves perpétuas entre 1960 y 2005. Fuente: Image of Change.

Cortina de fum sobre el canvi climàtic contiene una importante cantidad de enlaces sobre los documentos consultados para que el lector lego pueda ir directamente a la fuente y determinar, por sí mismo, si lo que se denuncia es o no convincente. Las fuentes de información más confiables se contrastan con aquellas que esencialmente son el estandarte de la propaganda respaldada por los grupos de presión económica, que han promovido las dudas en la mente colectiva respecto a la incertidumbre del calentamiento global.

En este sentido, el libro también cuestiona la semántica del propio concepto de "cambio climático" que considera que es un meme (una idea para que se propague como un virus de boca en boca), que en si mismo es equívoco, pues insisten que el clima siempre es variable. Con el concepto de "cambio climático", se puede argumentar que las irregularidades observables nada tienen que ver con la actividad humana, puesto que el clima, por definición, es cambiante. En si pues el concepto de "cambio climático" incorpora de forma buscada la semilla de la duda. De este modo, el concepto se parece más a un desafio controlable y es menos emocional. Por eso deberíamos usar el término de "calentamiento global" puesto que este  refleja con más exactitud lo que vivimos, una catástrofe en desarrollo.

Portada de la edición en lengua inglesa publicada en 2009.

Hoggan nos retrata lo buenos que han sido los expertos de las agencias de comunicación urdiendo los eslogans para negar que el calentamiento global sea inducido por la actividad humana. A lo largo de sus páginas, Cortina de fum sobre el canvi climátic, con un estilo ameno, nos da pistas sobre cómo analizar los argumentos de los negacionistas y la poca validez científica de los argumentos, con apariencia de ser científicos, que aportan. 

Precisamente, fue en la Conferencia sobre el Cambio Climático 2009 de Copenhague donde se pudo apreciar con profundidad la magnitud del alcance de la manipulación (Climagate) por parte de los equipos a la sombra que protegen los intereses corporativos de los grandes grupos socioeconómicos. Grupos empresariales, a los que sólo les interesa seguir enviando emisiones con efecto invernadero, para que nadie cuestione el sistema actual de la economía fósil y nuclear, a pesar que amenaza el futuro de las próximas generaciones humanas.

Cortina de fum sobre el canvi climàtic  se lee capítulo a capítulo como si de un thriller se tratara. Un libro para destetarnos de la mala leche de ese colectivo de charlatanes y científicos sin ética al servicio de las tetas corporativas; de cuyos pezones, estos manipuladores a sueldo vierten sin vergüenza alguna argumentos que dañan la salud colectiva presente y futura. Sin duda, la lectura de esta obra es una oportunidad y es de agradecer la disponibilidad de esta impresionante obra que es “Climate Cover-Up" en una lengua latina.

Cortina de fum sobre el canvi climàtic es el último título de la trilogia de ensayos escritos por analistas de prestigio sobre el cambio climático y publicados en España por Librooks (tanto en lengua catalana como castellana) compuesta de los títulos:  Seis Grados de Mark Lynas, donde se describen los cambios físicos que el calentamiento global puede provocar sobre el planeta  y Guerras climáticas  de Gwynne Dyer, quien alerta de las peligrosas consecuencias geopolíticas derivadas del calentamiento global.

Accede al índice del libro en lengua catalana.

Artículos relacionados:

- El comercio del carbono, una falsa solución

- Un futuro en riesgo en un planeta cada vez más caliente

- El gran robo del clima, un libro digital de 11 Mb (publicado por GRAIN) que intenta explicar por qué el sistema agroalimentario industrial es un motor crucial del cambio climático

Artículo elaborado por la redacción de terra.org.

actualizado: 
23/03/2016
parte de: