You are here

Economía para un planeta abarrotado




 


Economía para un planeta abarrotado

Título original: Common Wealth: Economics for a Crowded Planet
Autor: Jeffrey Sachs
Editorial: Debate. Random House Mondadori
Año de publicación: 2008



Economía para un planeta abarrotado
Manual para enderezar la economía planetaria

Este es un libro surgido del compromiso de un autor, Jeffrey Sachs, que ha colaborado en el más alto nivel como economista en instituciones como Naciones Unidas, en el Proyecto del Milenio de la ONU. Un experto en macroeconomía que ha destilado sus reflexiones con un punto de ética que le ha permitido plantear una obra comprometida y llena de datos para facilitar la acción. Como él mismo reconoce,  “la nuestra es la generación que puede lidiar con el acertijo de combinar el bienestar económico con la sostenibilidad medioambiental y resolverlo. La nuestra es la generación que puede aprovechar la ciencia y una nueva ética de la cooperación global para legar un planeta saludable a las generaciones futuras”. Es cierto que los datos que se arremolinan en este tratado comparten un optimismo que a veces puede resultar utópico, pero en cualquier caso necesario. Porque, como expresó Robert Kennedy, “son los incontables actos de valor y de fe los que forjan la historia de la humanidad. Cada vez que un hombre se levanta para salir en defensa de una idea, o hace algo a favor del bienestar de los demás o actúa contra la injusticia, emite algo así como una pequeñísima vibración de esperanza, y todas estas vibraciones juntas, procedentes de millones de puntos distintos, nacidas de la energía y la bravura, se combinan para formar una corriente capaz de derribar la más gruesa de las murallas de la opresión y la resistencia”.

El libro en sí mismo se estructura en cinco partes, que abordan los retos de una nueva economía para el siglo XXI, la sostenibilidad ambiental, el reto demográfico, la prosperidad para todos y la resolución de global de los problemas. Los que piensan que el mundo ha llegado a los límites del crecimiento, quizás encuentren en esta obra un tono demasiado esperanzador para una sociedad que se resiste en su adicción por el consumo. Pero no es menos cierto que el autor se ha ilustrado para describir estos límites desde la lucidez de un análisis diáfano, una síntesis y un resumen de recomendaciones prácticas fundamentales para el futuro de la humanidad, como reconoce en el prólogo el biólogo Edward Wilson. Sucede a menudo que resumir o, mejor, animar a la lectura de un libro, requiere de una argumentación más sólida que convincente. Sin embargo, en esta ocasión creemos que el prólogo es en si mismo el mejor alegato que se puede escribir para incentivar su lectura. Por este motivo hemos seleccionado algunos de sus párrafos, ya que en sí mismos son también el mejor reconocimiento a la obra de Sachs.

Economía para un planeta abarrotado insta a los responsables de los 6.600 millones de habitantes de la Tierra a que miren las cifras. El mundo se ha transformado radicalmente en las últimas décadas, y todavía va a cambiar más y cada vez más rápido. Pese a todo lo que hemos conseguido mediante la ciencia y la tecnología (en realidad, a causa de ello), nos estamos quedando sin margen. Ha llegado el momento de comprender con precisión lo que está sucediendo. Las evidencias son rotundas: tenemos que diseñar de nuevo nuestra política social y económica antes de que destrocemos este planeta. Está en juego la única oportunidad que le queda a la humanidad de alcanzar un futuro definitivamente resplandeciente.

Como muestra con aleccionadora clarida la ingente cantidad de datos reunidos en Economía para un planeta abarrotado, hemos llegado a un punto en que resulta imperioso actuar. La humanidad ha consumido o transformado lo bastante los recursos irremplazables de la Tierra para estar mejor que nunca. Somos lo bastante inteligentes y, confiaría uno, estamos ahora lo bastante bien informados para llegar a comprendernos a nosotros mismos como especie unificada. Si escogemos la senda del desarrollo sostenible, podemos asegurar nuestro progreso material al tiempo que evitaremos catástrofes que parecen ser cada vez más inminentes.

Así pues, observen las cifras de Economía para un planeta abarrotado, por favor. Extrapólenlas un poco. Todavía podemos enderezar el rumbo, pero no nos queda mucho tiempo para hacerlo. Nos comportaremos con la debida sensatez si nos vemos como una única especie y diseñamos estrategias más realistas y pragmáticas para abordar todos los problemas en su conjunto.

Creo que se prestará un buen servicio a la ciudadanía nacional y mundial si toda persona educada domina los gráficos de Economía para un planeta abarrotado y lee lo que Jeffrey Sachs tiene que decirnos acerca de cómo interpretar y aplicar la información que contienen. La aparición de este libro debería entenderse, además, como un poderoso argumento a favor de que en las escuelas se enseñe más ciencia y estadística. El tema es básico y universal. Trasciende todas nuestras diferencias religiosas y de ideología política.

Economía para un planeta abarrotado es un análisis que valora que “las condiciones ecológicas no van a mejorar, sino que empeorarán debido al rápido crecimiento económico en curso en la mayor parte del mundo; a menos que dicho crecimiento se encauce mediante políticas públicas activas hacia tecnologías que ahorren recursos (o sean sostenibles). La transición de unas tasas de fertilidad (natalidad) altas hacia otras más bajas, imprescindibles para reducir el crecimiento demográfico, exige acciones públicas concertadas que contribuyan a incentivar las decisiones personales y voluntarias en materia de fertilidad. Las fuerzas del mercado por sí solo no eliminarán las trampas de la pobreza. Y la incapacidad a la hora de resolver los problemas globales significa que estamos fracasando en la adopción de unas soluciones sencillas y sensatas que tenemos ante nuestros ojos”.

Dejemos, pues, que estos párrafos elocuentes sean la mejor síntesis de una obra que no decepciona, porque “la prosperidad global no tiene por qué verse limitada por unos recursos naturales menguantes; la economía mundial no tiene por qué convertirse en una lucha por la supervivencia entre nosotros y ellos. Si cooperamos con eficacia, estas nefastas amenazas pueden conjurarse”. Pero también está claro que para ser resolutivos en los retos que nos acechan hay que estar informados. Economía para un planeta abarrotado aporta esta información estructurada de forma lúcida e incluso asequible para quien no está familiarizado en los temas económicos. Porque, al fin y al cabo, éste es un libro para asumir el reto de un planeta que ha superado ya los límites ecológicos y que requiere de un estilo de vida basado en la simplicidad y adecuado a la biocapacidad planetaria y, para ello, debemos reducir el consumo y la demografía. De manera que, como expresó John Kennedy, “no nos ceguemos con nuestras diferencias, concentremos la atención por el contrario en nuestros intereses comunes y en los medios a través de los cuales se pueden resolver dichas diferencias”. En cualquier caso, si bien uno puede ser crítico con algunas de las visiones de Sachs, éste nos señala con sensatez los medios para afrontar la crisis socioeconómica del siglo XXI. Por tanto, una lectura de gran valor para cambiar el rumbo colectivo hacia el abismo de la insensatez insostenible actual.