You are here

El quinto día




 

 


El quinto día

Título original: Der Schwarm
Autor: Frank Schätzing
Editorial Planeta
Barcelona, 2006



El quinto día
Los océanos contra la humanidad

Puede que este verano hayas ido a la playa y te hayas encontrado con la desagradable sorpresa de una invasión de medusas. Algunas de estas invasiones por parte de centenares de miles de ejemplares pueden llegar a cubrir la arena de la playa y aunque ya son inofensivas al pudrirse despiden un fuerte olor nauseabundo, como es el caso de la Velella velella. Puede incluso que te hayas tropezado con uno de estos seres acuosos y transparentes y todavía maldigas su memoria por el escozor de su picada. Pero puede también que hayas visitado una playa donde una sopa de algas lechosas no hacía las olas muy apetecibles.

Sin embargo, por un momento imagina que eres una persona amante de la naturaleza y te presentas a un viaje de ecoturismo para observar ballenas en el Mar de la Liguria entre Italia y Córcega. Que mientras oteáis el horizonte a la búsqueda de los típicos surtidores de los resoplidos de las ballenas aparecen por babor varias ballenas que empiezan a saltar levantando sus 10 toneladas frente al velero hasta hacerlo naufragar…y no continuaremos con esta pesadilla porque precisamente no es necesario ni que lo imagines porque puedes leerlo con todo lujo de detalles.

El quinto día se adentra en las profundidades marinas, en lo ignoto de las costumbres de sus moradores, pero reconociendo que lo conocido es hoy por hoy una ínfima parte de lo imaginable. Los protagonistas son esencialmente científicos lanzados a descubrir un misterio de magnitud planetaria. Como en toda novela, aunque esta tiene casi mil páginas, uno vivirá, sufrirá y asistirá desde el sillón a una inminente catástrofe marina global. Sin embargo, en la lectura El quinto día viene de añadido el poder  aprender innumerables secretos del vasto océano y de su explotación tanto de los recursos pesqueros como del petróleo que hay en las plataformas marinas continentales. Su autor es un apasionado del mar, pero también de la ciencia y la tecnología aunque no descuida otras pasiones más vitales como la gastronomía las cuales han sido volcadas todas ellas en este libro con una inteligencia mordaz.

Entre las islas de Vancouver, la costa de Noruega, Francia, Perú, etc. transcurre la acción trepidante en la cual unos investigadores deberán poner todo su buen tino para desvelar que hay detrás de los ataques de ballenas, de medusas y otros extraños fenómenos relacionados con el medio marino y que empiezan a tomar proporciones de amenaza bíblica. Las bolsas de metano, los gusanos poliquetos, y otros misterios se van desvelando al lector con todo lujo de detalles. Tampoco faltan los últimos conocimientos que hemos adquirido de las ballenas jorobadas, las grises, las belugas, las orcas, los delfines o los conos volcánicos submarinos llenos de vida. Lo interesante de la novela es que a diferencia de otras todo el aderezo de la historia es divulgación científica en estado puro. Cuando se cita a la avispa marina australiana, la Chironex fleckeri uno puede buscar a esta ponzoñoso medusa y ver los terribles efectos de sus tentáculos sobre los bañistas. Cuando se sigue a las ballenas con microsensores monitorizados a través de satélites no es ciencia ficción. La descripción de la compleja circulación marina de la banda termohalina entre el Golfo de México y el Ártico, no sólo es verídica sino explicada con una contundente preclaridad.  Así pues es una lectura doble, amena por la interesante trama y apasionante por el conocimiento sobre el medio marino que nos aporta.

Uno puede no estar de acuerdo en que bichos marinos de todo el mundo se unan en una cruzada contra los humanos hartos ya de que les envenenen su medio. Sin duda esto suena a pura ficción. Pero no es menos cierto que los desechos químicos y radioactivos que vertimos al mar acaban fatalmente afectando a todas las criaturas marinas de una u otra manera y por tanto a su comportamiento instintivo. La mortaldad de zifios a causa del uso del sonar de baja frecuencia durante unas maniobras de la OTAN frente a las islas Canarias, o la de focas por el debilitamiento causado por los PCBs, es tan cierta como que el incremento de materia orgánica desestabiliza las poblaciones de medusas en alta mar hasta que las convierte en una plaga. Pero mucho peor las afloraciones de algas como la del dinoflagelado Pfiesteria piscicida, descubierta en 1988 y que también es conocida como la asesina de peces porque a pesar de su casi microscópico tamaño tiene una neurotoxina que los mata casi al instante.

Puede que el mar, sin ser consciente (eso sería más que discutible) proporcione debido a la actividad humana un medio propicio para nuevas adaptaciones y enfermedades que puedan que su fauna pueda volverse contra los propios humanos. El repaso de divulgación científica de Schätzing es impresionante en este campo; incluso aporta una plausible interpretación de la famosa plaga bíblica del Nilo convertido en sangre. Debemos recomendar la lectura de El quinto día por ser una interesante novela teñida de un compromiso de advertencia ecológica.

Recordemos que sólo en Estados Unidos durante el 2004, las playas del océano y los Grandes Lagos, así como otras zonas de agua dulce tuvieron 19,950 días de cierres y advertencias, 79 cierres y advertencias extendidas (de 7 a 13 semanas consecutivas), y 42 cierres y advertencias permanentes (más de 13 semanas consecutivas). Incluyendo días extendidos, el total es de 24,853 días de cierres y advertencias de playas. Todos esos cierres fueron debidos a la mala calidad del agua marina o de agua dulce y en especial por la presencia de animales no recomendables para la salud. Así las cosas, la lectura de este libro quizás pueda sensibilizarnos sobre nuestra actitud en la playa, pero, especialmente en el abuso de tóxicos que hacemos como sociedad.

El quinto día tuvo un sorprendente éxito en Alemania dónde vendió 3 millones de ejemplares bien merecidos. Tiene todos ingredientes de los bestsellers: pesadillas, intriga, suspense, amor, muerte, esperanza, sorpresas, etc. para que su lectura pueda ser incluso adictiva (aunque seguro que en España no es un fenómeno como El código da Vinci). Sin embargo, a diferencia de la mayoría, la obra de Schätzing se aleja de esta literatura concebida para el consumo masivo para puro entretenimiento. El quinto día es una novela pero a la vez un concienzudo análisis, con rigor, contenido divulgativo y sana ironía de nuestra sociedad antiecológica. Escrita a modo de un diario de episodios en diferentes localidades uno tiene la impresión de que más que un libro está leyendo un guión cinematográfico. Un guión lleno de abundantes y detalladas descripciones lo cual convierte al lector en un protagonista de excepción de cada uno de los eventos, des del ataque de las ballenas y orcas a los turistas hasta el tsunami frente a las costas de Noruega. En definitiva, una lectura que no defrauda y que permite adentrarnos en el mundo silencioso de este abrumador planeta océano que cubre la mayor parte de la faz de la Tierra.