You are here

La deuda ecológica española




 

 


La deuda ecológica española

Impactos ecológicos y sociales de la economía en el extranjero.
Miquel Ortega Cerdà (c)
Colección Pensamiento Global: Las claves del mundo actual
Muñoz Moya, Editores Extremeños y Secretariado de publicaciones Universidad de Sevilla.
Brenes, 2005




La Deuda Ecológica Española
Impactos ecológicos y sociales de la economía española en el extranjero

Nuestro actual estilo de vida genera un consumo de bienes y energía más allá de los disponibles en nuestro territorio. De esta forma, el creciente uso de materiales de importación para sostener nuestro estilo de vida, el impacto en el cambio climático de nuestro modelo energético y los impactos ambientales de las empresas controladas desde España pero ubicadas en otras partes del planeta, generan lo que se llama la deuda ecológica.

Desde hace quince años se viene hablando, escribiendo y discutiendo sobre la Deuda Ecológica que los países del Norte tienen con el Sur, a cuenta de la explotación casi gratuita de sus recursos naturales desde hace siglos. La Deuda Ecológica es sinónimo de injusticias ambientales y sociales que no han sido reparadas. La economía no se desmaterializa sino que se lanza a la búsqueda de nuevas fuentes de aprovisionamiento. Hoy en día, la corriente de materiales proviene de exportaciones del Sur al Norte en su mayoría, puesto que el Sur vende barato.

El libro La deuda ecológica española recoge la voluntad de un grupo de jóvenes autores españoles y de otros países europeos para explicar en lenguaje sencillo este concepto. La Deuda Ecológica se origina en la época colonial y se ha incrementado hasta la actualidad por medio de diferentes mecanismos: la deuda de carbono o la deuda adquirida por la contaminación atmosférica, la biopiratería o apropiación intelectual de los conocimientos ancestrales relacionados con las semillas y las plantas medicinales, los pasivos ambientales o deuda adquirida por la extracción de recursos naturales y la exportación de residuos tóxicos originados en los países industrializados y depositados en los países más pobres.

La obra analiza igualmente los mitos básicos sobre el crecimiento de la economía española entre los que debemos destacar el grado cada vez más ineficiente de nuestra forma productiva. En otras palabras, cada vez se precisa más consumo de energía por unidad de Producto Interior Bruto (PIB). Eso también tiene su reflejo en el hecho que las importaciones superan con creces las exportaciones. En concreto, en el 2001 fue de 2,5 veces a favor de las importaciones. Este incremento de las importaciones afecta a todos los ámbitos de la economía: la agricultura, los bosques, la pesca, la minería, etc.

Uno de los aspectos más relevantes de la obra es el análisis pormenorizado de las actividades y el impacto socioambiental de empresas españolas en el mundo, y especialmente en América Latina tales como Telefónica, Repsol-YPF, Endesa, SCH, BBVA, Unión Fenosa, AGBAR, Abengoa, Pescanova, etc. a la vez que se advierte de las estrategias que adoptan los organismos internacionales para favorecer esta situación de explotación.

Finalmente, queremos destacar el buceo hacia los aspectos de la deuda ecológica y la soberanía alimentaria, definida ésta última como el derecho de cada pueblo a escoger sus propias políticas agropecuarias y de alimentación, a proteger y reglamentar la producción agropecuaria nacional y el mercado doméstico a fin de alcanzar metas de desarrollo sustentable e impedir que sus mercados se vean inundados por productos excedentarios de otros países que los vuelcan al mercado ambiental mediante la práctica del “dumping”. De ahí que se reconozca la importancia del desarrollo económico local para frenar el hambre y reducir la pobreza. Un análisis detallado se centra en el caso de la soja “española” de la cual se importan alrededor de 6 millones de toneladas (2003) que corresponde a una superficie de cultivo de 2,8 millones de hectáreas destinadas a la ganadería intensiva, pero que su cultivo en América Latina provoca desforestación, pérdidas en los ecosistemas, contaminación ambiental, erosión, etc.

A pesar de que por el título pueda parecer una obra para expertos, sin embargo y como hemos apuntado, todos los conceptos y los ejemplos detallados son claros y de fácil lectura. Los gráficos e imágenes contribuyen a ilustrar de forma más ostensible estos datos de tipo económico que ponen de relieve lo que ya deja claro el texto. No es una obra que se encuentre en cualquier librería, sin embargo, puede adquirirse a través del Observatorio de la Deuda Ecológica. No podíamos dejar pasar una obra en la que se nos permite tomar conciencia de la necesidad de reducir nuestra huella ecológica asumiendo un decrecimiento económico, o en palabras más llanas, siendo menos compulsivos en el consumo y austeros en nuestras apetencias o supuestas necesidades vitales.