You are here

La dulce revolución de Josep Pàmies

Miquel Figueroa, divulgador de noticias en la radio local de Arenys de Munt hizo un pequeño gesto que merece ser agradecido. Se fue varios días con Josep Pàmies y se ofreció a transcribir las conversaciones que tuvieron (y, sobretodo, a verificar la información que el activista de las plantas comestibles le daba). El resultado fue un libro recomendable y necesario: Una dulce revolución de Josep Pàmies.

Portada de un libro de lectura para conocer el valor de las plantas como medicina y alimento.

No es un libro sobre la estevia, aunque Josep Pàmies sea el impulsor de esta planta nutritiva y dulce como un ejemplo de las múltiples plantas comestibles y saludables que tenemos a nuestra disposición como medicina y como alimento. En su finca de Balaguer, Josep Pàmies cultiva plantas nutritivas y saludables bien poco comunes. El libro también va acompañado de su historia personal no sólo como activista sino también de las motivaciones que le han llevado a la recopilación de conocimientos entorno al tema sobre las plantas como medicina y alimento.

Como todo en la vida hay momentos que algo nos cambia la vida. No siempre es fácil identificar si es una cosa concreta, pero siempre hay alguna que simboliza el cambio. Para Josep Pàmies el cambio fue la estevia y esta planta dulce le llevó a otras plantas no tan dulces, pero incluso más medicinales que contribuyen a nuestra salud. Aunque igual de desconocidas y prohibidas a pesar de ser efectivas para solucionar problemas graves de salud o mitigar auténticas pandemias.

Una dulce revolución de Josep Pàmies es un libro sincero, libre de especulaciones. Todas las informaciones que suelta han sido contrastadas y comprobadas, eso sí, no siempre siguiendo los cánones del paradigma científico establecido. Cada vez son más los investigadores e incluso determinadas universidades que aportan estudios independientes que avalan tesis antes sólo comprobadas por distintas vías empíricas. Josep Pàmies se ha convertido en precursor desde el ejemplo personal, en un predicador de que la farmacia la tenemos en nuestra mesa, con los alimentos que tomamos.

A continuación transcribimos unos párrafos del libro para animar a adquirirlo a través de la Asociación Dulce Revolución (hay una versión en lengua castellana y otra en lengua catalana). Esta asociación se ha comprometido que, cuando con las ventas del libro hayan recuperado la inversión realizada, liberalizarán la versión digital del mismo. Pero por el momento, vaya esta “tapita” de La dulce revolución de Josep Pàmies.

Para aprovechar al máximo las propiedades medicinales de nuestros alimentos, es importante que sean ecológicos, tal como se desprende de un estudio de Carlo Leifert de la Universidad de Newcastle, que concluye que los alimentos ecológicos de origen vegetal presentan una mayor cantidad de materia seca; una mayor concentración de sustancias oxidantes, que evitan el envejecimiento celular del organismo y lo protegen de diversas enfermedades; y contienen más minerales, más vitaminas y una mayor proporción de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y de hidratos de carbono.

El cuerno de ciervo Plantago coronopus, una planta comestible con propiedades diuréticas que puede cultivarse fácilmente.

La farmacia verde es extensísima; ya hemos mencionado las virtudes del omega-3 para la reducción de los niveles de colesterol, pero también son bien conocidos los efectos antiinflamatorios y anticancerígenos del resveratrol, presente por ejemplo en la uva tinta, o la acción beneficiosa del ácido oleico de la aceituna para los vasos sanguíneos, o el poder desinfectante y sanador de las vías respiratorias que tiene el ajo crudo, o los interminables beneficios de la vitamina C, que se encuentra en vegetales como las frutas cítricas y los tomates y es importante para la conservación de los huesos y los dientes....

En conclusión, creo que, a pesar de todo, hay que quedarse con las buenas noticias: tenemos en nuestras manos la posibilidad de evitar en gran medida las enfermedades crónicas y degenerativas, y de sentirnos enérgicos y vitales, con una gran calidad y esperanza de vida, simplemente revisando los alimentos que tomamos. Espero, pues, que estas pinceladas sirvan para que el lector emprenda su propia búsqueda personal hacia una alimentación más saludable y más justa. Y acabo con un antiguo proverbio chino que resume muy bien este capítulo: Aquel que toma su medicina pero ignora su dieta está engañando a su médico”.

El azúcar de los aztecas es una planta con un hoja tierna y muy dulce que además erradica la tos.

Su historia no es la de la verdad. Su libro es un testimonio. Es tan sólo su experiencia  que no tiene porqué coincidir con la de los demás. Pero es la historia de un activista responsable y comprometido con la salud de las personas y el entorno.  Debemos ser responsables y compartir nuestras experiencias, porque la evolución no es competir, sino cooperar. Una dulce revolución de Josep Pàmies es fruto de esta convicción que el cambio comienza con uno mismo.

Algunos videos de Josep Pàmies de interés.

Plantas que curan
La comida que pisamos

 

Artículo elaborado por el equipo de redacción de terra.org. 

actualizado: 
20/12/2013
parte de: