You are here

La situación del mundo 2006




 

 


La situación del mundo 2006

Título original: State the world
Autor: Worldwatch Institute
Editorial: Icaria Editorial y FUHEM
Año de publicación: 2006



La situación del mundo 2006
Eje principal: China y la India

La Situación del Mundo 2006, el informe anual del Worldwatch Institute,  plantea que el espectacular crecimiento de China y la India representa una de las amenazas más graves, y de las mayores oportunidades, a las que se enfrenta el mundo en nuestros días. Las decisiones de estos países en los próximos años llevarán al mundo a un futuro de creciente inestabilidad ecológica y política, o bien hacia un desarrollo basado en tecnologías eficientes y en una administración más sabia de los recursos.

“La demanda creciente de energía, de alimentos y de materias primas de los 2.500 millones de chinos y de hindúes está teniendo ya repercusiones en todo el mundo”, afirma el Presidente del Worldwatch, Christopher Flavin. “Por otra parte, el nivel de consumo récord de Estados Unidos y Europa deja muy poco margen para este crecimiento previsto de Asia”. La crisis mundial de recursos resultante ya se ha hecho evidente en las revueltas por la subida del precio del petróleo en Indonesia, en la presión creciente sobre los bosques y las pesquerías de Brasil y en la pérdida de puestos de trabajo en la industria manufacturera de América Central.

El informe señala que el consumo de grano por persona en Estados Unidos sigue siendo tres veces mayor que en China y cinco veces mayor que en la India. El nivel de emisiones de dióxido de carbono per cápita es seis veces el de China y veinte veces el de la India. Las emisiones de dióxido de carbono superan seis veces el nivel per cápita de emisiones de China y veinte veces el de la India. Si el nivel de consumo de recursos y de emisiones contaminantes por habitante de China y la India fuese similar al actual en Estados Unidos, se necesitarían dos planetas Tierra sólo para mantener estas dos economías.
 
“Nos ha animado descubrir que un creciente número de personas influyentes de China y la India reconoce en la actualidad que nuestro modelo de crecimiento económico intensivo en recursos no resultará viable en el siglo XXI”, ha declarado Flavin al presentar este Informe. “La industria solar china, puntera en el mundo, proporciona actualmente agua caliente a 35 millones de edificios, mientras en la India los sistemas de recogida del agua de lluvia suministran agua potable a decenas de miles de hogares. En la próxima década, China y la India pueden dar un salto cualitativo, adelantando a las potencias industriales y convirtiéndose en líderes mundiales de una producción energética y agricultura sostenibles.”

En 2005 China utilizó el 26% del acero, el 32% del arroz y el 47% del cemento del mundo. Aunque su consumo de recursos per cápita todavía es bajo, la enorme población de China y la India supone que estos países estén pasando a ser, junto con Estados Unidos y Europa, superpotencias ecológicas cuyas demandas sobre los ecosistemas del mundo superan con creces las de otros países.

El vertido químico al Río Songhua, en el norte de China, que obligó a cortar el suministro de agua a la ciudad de Harbin durante cuatro días en noviembre 2005, ilustra los enormes retos ambientales a los que se enfrenta Asia hoy en día. Este vertido provocó la dimisión del máximo responsable ambiental de la administración china, Xie Zhenhua, que había escrito el prólogo de La Situación del Mundo 2006 poco antes de la catástrofe.

Otros de los desafíos para China y la India serían:

• China dispone tan sólo del 8% del agua dulce del mundo para satisfacer las necesidades del 22% de la población del planeta. En la India se prevé que la demanda urbana de agua se duplique –y la demanda industrial se triplique– para 2025.

• El consumo de petróleo de la India se ha multiplicado por dos desde 1992, mientras que China ha pasado de ser casi auto-suficiente a mediados de los 90 a convertirse en el segundo mayor importador de crudo en 2004. En la actualidad, las empresas petroleras chinas e hindúes buscan petróleo en lugares como Sudán y Venezuela –y ambos países están desarrollando una industria automovilística que tiene visos de convertirse en una de las mayores del mundo.

• China y la India son los únicos países del mundo con sistemas energéticos dependientes del carbón a gran escala, –el carbón suministra más de las dos terceras partes de la energía de China y la mitad de la India. Por tanto, ambos países son clave en los futuros esfuerzos por frenar el cambio climático: China es ya el segundo país con mayores emisiones de dióxido de carbono, que afectan el cambio climático, mientras que la India ocupa el cuarto lugar en el mundo.

• Si el consumo de grano per cápita de China se llegase a multiplicar por dos, alcanzando aproximadamente los niveles europeos, sólo abastecer a este país requeriría el equivalente a un 40% de la actual cosecha mundial. El crecimiento de las importaciones chinas de cereal, soja y productos forestales de China ya están suponiendo una gran presión sobre la biodiversidad de Sudamérica y el Sudeste Asiático.

Estas tendencias han llevado a una serie de personalidades chinas e hindúes a preguntarse si sus países han tomado la senda adecuada. En La Situación del Mundo 2006  se cita al presidente de la Reforma Económica de China, Zjeng Bijian, haciendo un llamamiento por “una nueva senda hacia la industrialización basada en la tecnología, un bajo consumo de recursos, una contaminación reducida y una asignación óptima de los recursos humanos”. Sunita Narain, del Centro para la Ciencia y el Medio Ambiente de la India, afirma en el prólogo del libro que “el Sur –la India, China y todos sus vecinos– no tiene más remedio que reinventar la trayectoria del desarrollo”.  

El informe señala que China y la India se están beneficiando ya del intercambio de ideas entre países del Sur, desde el uso de biocarburantes a los sistemas de tránsito rápido en autobús. Es probable que el reciente compromiso de ambos países con el desarrollo de una gran industria de energía eólica y solar abarate los costes de muchas tecnologías, haciéndolas asequibles para los países pobres. Entre sus primeros logros por aplicar nuevos enfoques cabe citar:

• En 2005 ambos países se comprometieron a acelerar el desarrollo de fuentes de energía nuevas. La India pretende incrementar el porcentaje de potencia generada a partir de renovables del 5% hasta el 20-25%, mientras que es probable que la ambiciosa Ley de energías renovables de China suponga un salto hacia adelante de la eólica, los biocarburantes y otras alternativas energéticas.

• Recientemente el Ministerio de Obras Públicas chino declaró el transporte público una prioridad nacional y está promoviendo sistemas de Tránsito Rápido en Autobús, con el fin de proporcionar movilidad a más de mil millones de personas sin sustraer recursos de otras necesidades humanas.

• En la India, donde el 43% de las precipitaciones anuales no llega a los ríos ni a los acuíferos, las ONG han promovido sistemas de recogida de agua, utilizando tecnologías sencillas para la captación y el almacenamiento del agua de lluvia. En Chennai, la cuarta ciudad más grande del país, unos 70.000 edificios cuentan con equipamiento para la recogida del agua de lluvia.

• En 2004 entraron en vigor en China unas normas para economizar combustible en los automóviles basadas en las europeas y más estrictas que las existentes en Estados Unidos. El liderazgo mundial de China en la producción e instalación de bombillas fluorescentes refleja asimismo su compromiso con la eficiencia energética.

• La administración de la India ha ampliado recientemente los positivos programas de biodiesel a pequeña escala a otras 100 aldeas, esperando con ello proporcionar ingresos a comunidades rurales deprimidas así como energía para alimentar la red eléctrica local y las bombas de riego.

• La nueva legislación aprobada en 2004 ha otorgado a las organizaciones no gubernamentales (ONG) chinas un estatus jurídico que les permite participar en la toma de decisiones. En China hay en la actualidad más de 2.000 ONG ambientales –a pesar de que a principios de los 90 el movimiento ambiental apenas existía.

El informe hace un llamamiento a una mayor cooperación entre China, la India, Europa y Estados Unidos para el desarrollo de nuevos sistemas energéticos y agrícolas, para maximizar la eficiencia en el uso de recursos y para continuar los recientes avances en materia de participación en la toma de decisiones en China y en la India. Deberían promoverse asimismo mayores intercambios educativos y profesionales. Además, es urgente que se invite a China y la India a formar parte de organismos internacionales clave como el G-8 y la Agencia Internacional de la Energía.

“El emerger de China y de la India es una llamada de atención que debería incitar a las sociedades de Estados Unidos y del mundo entero a tomarse en serio la necesidad de  firmes compromisos para crear economías sostenibles” concluye el libro. “Considerar este cambio monumental en la geopolítica mundial una oportunidad en lugar de un desafío se presenta como un proyecto esperanzador para asegurar un siglo XXI estable y pacífico.”

Tendencias significativas.

CHINA Y LA INDIA.

•  La industria de energía eólica de la India es la cuarta del mundo y las producciones de etanol de China y la India son respectivamente la tercera y la cuarta mundial. Ambos países tienen territorios inmensos que albergan una gran diversidad de fuentes de energía renovables dispersas que están atrayendo inversiones tanto nacionales como extranjeras.
•  Estados Unidos, Europa, Japón, la India y China demandan en conjunto el 75% de la “biocapacidad” de la Tierra, dejando al resto del mundo tan solo un 25%.
•  La huella ecológica media de una persona en China es de 1,6 hectáreas y en la India de 0,8 hectáreas. En contraste con este dato, en Estados Unidos el promedio de huella ecológica por persona es de 9,7 hectáreas, y ha aumentado un 21% entre 1992 y 2002.

LA INDUSTRIA CÁRNICA GLOBAL

•  Se estima que la producción mundial de carne ascendió a 258 millones de toneladas en 2004, una subida del 2% sobre 2003. Dicha producción se ha multiplicado por más de cinco desde 1950 y por más de dos desde la década de 1970.
•  El consumo de carne está aumentando con mayor rapidez en el mundo en desarrollo, donde una persona consume una media de casi 30 kilos anuales. El consumo medio en los países industriales es de 80 kilos de carne anuales por persona.
•  Las granjas industriales son el sector ganadero con mayor crecimiento en el mundo. Este tipo de explotaciones intensivas genera actualmente el 74% de los pollos, el 50% del porcino, el 43% del vacuno y el 68% de la producción mundial de huevos.

ECOSISTEMAS DE AGUA DULCE

• La mitad o más de las tierras de casi la tercera parte de las 106 principales cuencas hidrológicas del mundo han sido transformadas para usos agrícolas o urbanos-industriales.
• Para alimentar a los 1.700 millones de personas que se prevé se sumarán a la población mundial para 2030 con el consumo medio de agua asociado a la dieta actual, se necesitarían 2.040 kilómetros cúbicos de agua al año –el equivalente a 24 veces el caudal anual del río Nilo.

BIOCARBURANTES

• En 2004 el etanol y el biodiesel suministraron el 2% del carburante mundial. La producción mundial de etanol se ha multiplicado por más de dos desde 2000, mientras que la de biodiesel casi se ha triplicado. La producción de petróleo ha aumentado solamente un 7% desde 2000.
• Sólo alrededor del 10% de los biocarburantes producidos en el mundo se vende en el mercado internacional y aproximadamente la mitad procede de Brasil.
• En teoría, para 2050 se podría cosechar suficiente biomasa en el mundo para satisfacer la demanda total de carburantes prevista para transporte.
• Los mayores productores –Brasil, Estados Unidos, la Unión Europea y China– tienen previsto multiplicar por más de dos su producción de biocarburantes en los próximos 15 años.

NANOTECNOLOGÍA

• Se prevé que en 2014 el valor de los productos comerciales en cuya producción se utilizan técnicas de nanotecnología se eleve a 2,6 billones de dólares (el 15% de la producción mundial manufacturada) –10 veces el valor de la producción biotecnológica y tanto como la suma de la industria informática y de telecomunicaciones.
• Se comercializan ya más de 720 productos que contienen partículas nanoscópicas sin regular y sin etiquetar y hay miles esperando su turno, pese a que se desconocen los efectos de las partículas nanoscópicas fabricadas sobre la salud humana y el medio ambiente, que son imprevisibles.

EL ALCANCE GLOBAL DEL MERCURIO

• Se estima que la combustión de carbón produce las dos terceras partes de las más de 2.000 toneladas de emisiones anuales de mercurio a la atmósfera originadas por la actividad humana.
• El 80% del mercurio utilizado en el mundo se emplea en países en desarrollo, particularmente en el Este de Asia, que utiliza 1.032 toneladas, y el Sudeste Asiático, que emplea 634 toneladas. Se estima que un 50% de la demanda mundial de mercurio sigue correspondiendo a China y la India.

CATÁSTROFES NATURALES

• En conjunto, las pérdidas económicas derivadas de catástrofes naturales ascendieron en 2004 a un total de 145.000 millones de dólares, siendo las dos terceras partes atribuibles a los huracanes y el tercio restante a acontecimientos geológicos, como el tsunami del Sur de Asia.
• Un número desproporcionado de la población pobre del mundo vive en la zona más expuesta a las catástrofes: el 53% de las muertes registradas en los desastres naturales tiene lugar en países con un índice bajo de desarrollo humano, pese a que éstos albergan solamente el 11% de la población expuesta a riesgos naturales en todo el mundo.

COMERCIO Y DESARROLLO SUSTENTABLE

• Los países de la OCDE destinan del orden de más de 300.000 millones de dólares anuales a apoyar a sus agricultores; gran parte de esta suma acaba incentivando la utilización excesiva de insumos químicos y  el cultivo de terrenos inadecuados para la agricultura.
• A finales de 2005 entrarán en vigor alrededor de 300 acuerdos comerciales regionales. La mayoría de estos acuerdos, si se firman entre países en desarrollo, contienen muy pocas o ninguna disposición ambiental.

MOVIMIENTO AMBIENTAL EN CHINA

• El X Plan Quinquenal ha sido el programa más “verde” de China hasta la fecha, con inversiones de 85.000 millones de dólares destinadas a objetivos ambientales. Los objetivos casi se han cumplido.
• En la actualidad hay al menos 2.000 ONG ambientales independientes registradas y más de 200 grupos ambientales universitarios repartidos por todas las provincias.

TRANSFORMAR LAS EMPRESAS

• En la actualidad existen más de 69.000 corporaciones transnacionales, que tienen más de 690.000 filiales en el extranjero.
• En 2004 los inversores presentaron 327 resoluciones sobre cuestiones sociales o ambientales en empresas estadounidenses –un 22% más que el año anterior. Posteriormente retiraron 81 de sus peticiones, cuando las compañías acordaron abordar los problemas planteados, que iban desde bienestar animal y cambio climático hasta donaciones a partidos políticos y normas laborales mundiales.

LA APORTACIÓN ESPAÑOLA A UN INFORME MUNDIAL

En esta edición, La Situación del Mundo 2006, que publica FUHEM e ICARIA, incluye dos apéndices escritos, respectivamente, por Cecilia Carballo y Domingo Jiménez-Beltrán.

Apendice 1: La RSC en España, una visión desde el Observatorio de la Responsabilidad Social Corporativa. Por Cecilia Carballo.

Cecilia Carballo, co-directora de la Fundación IPADE (Premio Sol y Paz 2005)  y presidenta del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa en España (OBRSC), analiza conceptualmente el tema de la responsabilidad social corporativa (RSC) en nuestro país, desde la visión del Observatorio que preside y que se erige en altavoz de los asuntos de la RSC de cara al conjunto de entidades del Estado, sector privado y Tercer Sector. Sectores que, a la vez, tienen organizaciones que les representan en el seno del Observatorio.

Define la RSC como un conjunto de obligaciones legales y éticas de una empresa, que surge de su relación con distintos grupos de interés y del desarrollo de su actividad y que tiene impactos sociales, medioambientales, laborales y de derechos humanos en el marco de un mundo interrelacionado. Es decir, una forma de entender las relaciones de la sociedad.

Carballo ve en la RSC un factor estratégico de la empresa, plasmado en una correlación positiva entre rentabilidad financiera y responsabilidad social. Esto tiene una doble utilidad social: potencia las aportaciones positivas de las empresas en la sociedad y, a la vez, consolida un tejido empresarial más consistente, eficiente y competitivo. La RSC como instrumento de cambio y transformación social.

Esta visión tiene un alcance mayor en el seno del OBRSC, que ve en el sector empresarial el motor clave en la reducción de la pobreza y la consecución de un mundo más justo y equitativo. Es decir, la RSC como teoría y práctica: un corpus de ideas y hechos que versan sobre el tipo de sociedad que se quiere construir y el papel que en ella asumen las distintas partes interesadas que la conforman.

No obstante esto, la RSC representa, también, la constatación de un déficit: el Estado se repliega ante la cobertura de determinadas funciones y es en esta ausencia relativa que las empresas y las organizaciones sociales asumen roles con mayor alcance en un entorno más global. En esta perspectiva, el OBRSC entiende que la responsabilidad social empresaria debe ser asumida y gestionada por la compañía a través de medidas de prevención, mitigación y compensación de los daños generados. A la vez, los poderes públicos han de acompañar la RSC, con el establecimiento de políticas públicas de promoción e incentivos a la aplicación de la RSC en grandes, medianas y pequeñas empresas y también en los organismos del Estado, junto con la universalización de informes corporativos a todas las partes interesadas o stakeholders que componen la sociedad, y tareas de educación y formación para el desarrollo de la RSC.

En España, la RSC tiende a reconocer e integrar en la gestión y la operación de las empresas, los asuntos sociales, laborales, medioambientales y de respeto a los derechos humanos, que generen políticas y estrategias que configuren sus relaciones con sus interlocutores. Con todo, Carballo reconoce que hay tareas pendientes. Por caso, un diálogo sistematizado entre las empresas y la sociedad civil. O subir el perfil del Punto Nacional de Contacto español, creado en el seno de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) para promover sus directrices para empresas multinacionales. O aun estimular que las empresas planteen la RSC como parte estratégica de su modelo de gestión.

En este marco, la RSC se erige como una oportunidad para aprovechar sinergias organizacionales y así implicar aún más al sector privado en la sociedad. Una tarea que asume el OBRSC en su rol de plataforma de estudios e investigación, y agente de sensibilización y comunicación de la temática de la RSC, un asunto que debería estar cada vez más presente en las agendas económicas, sociales, medioambientales y políticas de nuestro país.


Apéndice 2: Sostenibilidad. Los beneficios de las capacidades independientes de evaluación. El marco de la UE y la experiencia española. Por Domingo Jiménez-Beltrán.

Domingo Jiménez-Beltrán, fundador del Observatorio de la Sostenibilidad de España y ex director de la Agencia Europea de Medio Ambiente, describe el marco de la Unión Europea junto con la experiencia española en desarrollo sostenible. Jiménez-Beltrán parte de la certeza de que se disponen de los conocimientos y la tecnología para permitir la aspiración a un desarrollo más sostenible, económicamente más eficaz y eficiente, socialmente más justo y cohesivo, y ambientalmente más consecuente. Para lograrlo, propone un afianzamiento de la gobernabilidad o buen gobierno y, fundamentalmente, una apuesta por el conocimiento.

En este sentido, Jiménez-Beltrán destaca la labor desarrollada por la Agencia Europea de Medio Ambiente y el Observatorio de la Sostenibilidad en España, (creado en febrero de 2005), como entidades que apuntan a optimizar las políticas y las formas de hacer política. Para ello, señala, es necesario explotar al máximo los datos y la información ya existentes y plasmarlos en un análisis estructurado e integrado de uso directo para un desarrollo más sostenible.

Esta tarea requiere una mayor cohesión y coherencia en los caminos para lograr crecimiento económico y sostenibilidad: no sólo más empleo, sino también más productividad, investigación más desarrollo, energías limpias, y transporte eficiente. Todos temas que, dice, deben reforzarse y ocupar lugares prioritarios en la Agenda Socioeconómica y la Estrategia de Desarrollo Sostenible, en el seno de la UE, teniendo al desarrollo sostenible como objetivo de todas las políticas comunitarias, orientadas a la protección ambiental, al logro de la equidad social y cohesión, y la prosperidad económica. En definitiva, hacer más con menos.

Al trasladar estos objetivos al caso español, Jiménez-Beltrán señala el momento actual como una buena oportunidad para lograr un cambio progresivo del modelo económico español, de la mano de instrumentos tales como las energías renovables, la agricultura ecológica, el turismo de calidad, mejor conservación y uso del suelo, y empresas y emprendimientos innovadores, preservando los fundamentos naturales y culturales que posibilitan este cambio.

En esta perspectiva, la sostenibilidad se asume como una referencia indispensable para la formulación y ejecución de las políticas de gobierno en las dimensiones social, económica y ecológica, más cercanas a la ciudadanía que comienza a involucrarse gradualmente en un cambio social hacia la sostenibilidad en procesos de participación pública. Todo ello, con la meta de tener un diagnóstico para ver lo que está mal en las des-economías por mal uso de los recursos naturales y los aportes a la sociedad de bienestar que se puede dar con el ejercicio y aplicación de las tres dimensiones de la sostenibilidad.

Con todo, la formulación de políticas tiene un correlato en el modelo productivo, que actualmente da prioridad al transporte, al turismo y al territorio. Al respecto, Jiménez-Beltrán alerta sobre los riesgos de este modelo: una gran dependencia de la economía española de un tipo de desarrollo especulativo e insostenible; el poco fomento de la economía del conocimiento; y la irreversibilidad de procesos que afectan a la biodiversidad.

Documento elaborado por la Fundación Hogar del Empleado