You are here

El último lobo

El último lobo está basada en la novela semi-autobiográfica del escritor Lü Jiamin, que la firmó con el pseudónimo de Jiang Rong, y publicaba en 2004. La novela relata el descubrimiento de un joven estudiante, en plena revolución cultural de Mao Zedong, cuando millares de estudiantes fueron enviados a las zonas rurales para educar a los pastores nómadas, esparcidos por un país infinito, inhóspito e inverosímil (Mongolia). En la grandiosidad de sus vastas llanuras, el protagonista aprenderá sobre la importancia de la ayuda comunitaria, la responsabilidad que conlleva cada trabajo realizado en la tribu y la libertad que otorga vivir sumergido en plena naturaleza. En este ambiente conocerá también a la criatura más emblemática de la estepa mongolesa: el lobo.

El último lobo es la historia de un ser humano atrapado por el vasto paisaje de la estepa. De un ser humano “adoctrinado” políticamente y cuyas ideas sobre el avance de la civilización quedarán en entredicho frente a la libertad que se respira y observa en la naturaleza, y frente a la riqueza cultural de la vida de los nómadas y sus valiosos conocimientos sobre la tierra para sobrevivir.

La misión del protagonista parecía pues sencilla: viajar a la estepa mongoleña para enseñar a leer y escribir chino a la familia de adopción que le adjudican los líderes del partido. Pero en este tránsito quedará fascinado por las costumbres, los ritos y los mitos de la estepa; entre ellos, el lobo.

Naturaleza en libertad
El último lobo es un film que tributa un homenaje a los nómadas, aquellos pueblos que se resisten a asentarse en ciudades, y todavía conservan el espíritu libre que mágicamente está simbolizado, en el caso de los pastores mongoleses, por las conocidas yurtas. La película es pues una dura crítica a las ansias de domesticar lo todavía natural y libre como el pueblo nómada y la via que bulle en la estepa. El último lobo pone el foco en el exterminio del lobo, ya que acabando con este animal, los "colonizadores" pretenden dejar sin cultura a los nómadas y someterlos así a la revolución cultural.

El lobo es pues el verdadero protagonista de la cinta como personaje y como símbolo de una realidad cultural. Pero no es sólo el héroe como sucedía en El Oso sino que es el alma de un “pueblo” que queda representado por la manada de lobos. Una manada que transita por la pantalla con la agresividad de quien se defiende, pero también con una  expresividad que no es necesario dotar con palabras.

Ha habido otras películas de lobos. Sin embargo, a diferencia de otra emotiva película sobre este cánido, Los lobos no lloran (1983) de Carrol Ballard, en El último lobo es la manada la que reina con una inteligencia preeminente. Una inteligencia animal que parece de ficción por su precisión, pero que es absolutamente real.  La tràgica pero espectacular y grandiosa escena de la persecución de los caballos por parte de los lobos sobre el hielo, sólo es posible en el séptimo arte.

Arte  y paisaje
El esplendor de la naturaleza ha sido perfectamente captado por el director de fotografía Jean-Marie Dreujou, quien ha sabido extraer con absoluta magia los colores de la canviante estepa y la magnificiencia de los amaneceres y del ocaso en una tierra donde el cielo la cubre como un manto tan vasto que es difícil de imaginar sino se ha estado en ella. Pero es esta vastedad la que en la película pone el escenario donde transcurre la acción. La estepa es un paisaje que, en nuestra cultura tan arraigada al árbol o al paisaje boscoso, a primera vista, nos puede parecer poco atractiva. Sin embargo, debemos recordar que las estepas son uno de los ecosistemas, al igual que los desiertos, que más imponen al ser humano.

El cine es por definición una realidad virtual y por ello llena de trucos habitualmente. En El último lobo se han usado animales amaestrados, pero en la película estos se comportan como verdaderos personajes y la historia humana no es más que el contrapunto para denunciar por un lado el proceso de colonización cultural, y por el otro el menosprecio por la naturaleza por no estar esta “civilizada”.

En este sentido, no se puede obviar que la película utiliza el recurso de los “malos” y los “buenos” para la narración, pero que esta exagerada dualidad es la excusa para que la cinta sea entretenida, o sea para facilitar de entrada el lenguaje fílmico.  Cómo en Avatar (2009), la historia de fondo va más allá del “cuento con moraleja” que parece a primera vista. El último lobo es un canto a la naturaleza que impresiona al espectador y sacude su alma. Al fin y al cabo somos naturaleza y llevamos en nuestra sangre también la esencia del lobo. El libro que la inspira es todavía más impresionante, y ha creado una pasión por su riqueza de ideas.


Curiosidades
El último lobo no ha escatimado en medios para realizar un espléndido film de aventuras (con 480 técnicos, 200 caballos, cerca de un millar de ovejas, 25 lobos y cincuenta adiestradores y cuidadores). El equipo de rodaje estaba formado de 450 personas, solo 9 de ellas francesas; el equipo de imagen lo compusieron 27 técnicos de cámara, 17 en la maquinaria, 19 eléctricistas segun comentó el director de fotografía Jean-Marie Dreujou AFC quien rodó en 3D y 2D esta historia ambientada en 1967.

El rodaje terminó a mediados de noviembre de 2013, aunque hubo algunas tomas todavía gravadas en abril de 2014 y sus protagonistas lo califican de lleno de dificultades. El director quiso adaptar el ritmo de la película también al crecimiento y desarrollo de los lobos del entrenador Andrew Simpson. Este crió 16 lobos, cuyos 4 ejemplares más jóvenes fueron filmados para el papel principal. Los planos más amplios fueron rodados en zonas remotas del interior de Mongolia – donde, según explican los cineastas, no cabía todo el equipo. El resultado pues son unos paisajes soberbios que capturan el espíritu grandioso de las llanuras. Una de las escenas más impactantes se rodó en pleno invierno, con el frío y la nieve, y esta puso a prueba a las personas y los equipos cinematográficos. No es extraño pues que el resultado deje sin palabras y profundamente emocionado al espectador, como ya es habitual en los films de Jean-Jacques Annaud.

Cartel de la película de Jean Jacques Annaud.

Ficha técnica
Título original: LE DERNIER LOUP (Wolf Totem en inglés)
Director: Jean-Jacques Annaud
Intérpretes: Shaofeng Feng, Shawn Dou, Ankhnyam Ragchaa, Yin Zhusheng, Basen Zhabu
Montaje: Reynald Bertrand
Música: James Horner
Basado en la obra Le totem du loup de Jiang Rong
Fotografía: Jean-Marie Dreujou
Producción: Xavier Castano y William Kong
País: Francia y China
Año: 2014
Género: Aventuras
Duración: 118 min
Distribución: Vertigo films
Estreno en España: abril 2015
Folleto promocional en PDF (2,2 Mb)

La banda sonora
El compositor James Horner firma  la banda sonora de la película de J. J. Annaud, como ya hizo con El nombre de la rosa (1986). Este músico ha creado exitosas bandas sonoras de películas, como Avatar (2009). Su género musical, sabe captar el sentido épico y emotivo con un gran realismo lo cual queda patente en la película de El último lobo. Así que el conjunto imagen e audio no deja indiferente. La música a veces se anticipa y potencia los sentimientos del espectador.  El propio Annaud fue contundente  «Me siento orgulloso, tan orgulloso de la película. Me emocioné cuando terminé de verla (…). Será conmovedora, será sobre la armonía entre los humanos y la naturaleza, y será épica».

El director
Entre la filmografía de Jean Jacques Annaud, el tema de la relación entre el ser humano y la naturaleza es una constante como se observa en: En busca del fuego (La guerre du feu, 1981) o en Siete años en el Tibet  (Seven years in Tibet, 1997). Pero no es menos cierto que en sus películas, el reino animal ha protagonizado varios de sus éxitos como El oso (L'ours, 1988) o Dos hermanos (Deux frères, 2004). El estilo Annaud, sin embargo, más allá de las temáticas tratadas a fondo, pone un intimismo particular en la relación de los protagonistas de sus historias.  En El último lobo, se confirma totalmente el sello Annaud, con una historia singular, una realización espléndida y unos planos maravillosos inundados por los sentimientos humanos y la perfección de los lobos.  

Artículo elaborado por la redacción de terra.org. Fotogramas del film distribuidos por Vertigo Films.

actualizado: 
07/04/2015
parte de: