You are here

Los espigadores y la espigadora

Vivimos en la sociedad del despilfarro donde una patata de menos de cuatro centímetros o una de más de siete se queda fuera del circuito de venta, al igual que una manzana algo bronceada por el sol. Priman la estética, la uniformidad y las leyes de marketing. Sin embargo, en Francia la ley permite que, una vez realizada la cosecha, cualquiera pueda recoger las sobras. En forma de reportaje periodístico, "Los espigadores y la espigadora" cuenta la historia de personajes que viven de lo que la sociedad desaprovecha. 

 

Tesoros en las basuras
Esta película, firmada por Agnès Varda, con un cierto tono desenfadado, recoge la forma de vida de los modernos espigadores urbanos, que ya no rebuscan los granos sueltos de las cosechas, sino los yogures que caducaron el día anterior o los restos de fruta y verdura de los mercados que pueden encontrar en los contenedores o directamente abandonados en los campos. Algunos de ellos lo hacen por necesidad, otros animados por el deseo de acabar con el despilfarro consumista. Uno de estos protagonistas anónimos presume de haber estado diez años alimentándose de la basura sin haber estado enfermo. ¿Existe un mayor sinsentido que permitir que la comida se pudra antes que ofrecerla a personas que se mueren de hambre?

Esta moderna visión de los recicladores, a menudo considerados mendigos, personas a las cuales el simple azar quizás los ha convertido en marginales, no hace sino poner en evidencia que hay comida para todos si las leyes del mercado no fueran tan estrictas. La máxima de reciclar y reutilizar se vuelve una exigencia de vida para quienes el sustento diario proviene únicamente de recoger lo que otros desechan. Con perseverancia son capaces de encontrar lo suficiente para vivir en lo que muchos consideraríamos únicamente basura. Tan sólo hay que lavarse las manos después de la cosecha. 

Es una película de gran sensibilidad y, a pesar de presentarse en formato de reportaje, cada una de las historias que cuentan sus protagonistas, cargando con desechos agrícolas o trastos viejos, mantiene la atención con incluso toques de humor. También demuestra que los residuos pueden ser los protagonistas de la imaginación y el arte de personas que saben dar nuevas utilidades a lo que la mayoría rechazamos. Un espectáculo fílmico sin desperdicio alguno.

Curiosidades...

-La directora de "Los espigadores y la espigadora" empezó a gestar la idea de este documental al descubrir y admirar la belleza de una patata en forma de corazón, que era desechada por no ajustarse a las leyes del mercado.

-Los distribuidores del documental en España, han puesto esta película en formato DVD. Esta versión incluye el documental Dos Años Después en el que algunos de los personajes de este film cuentan como viven ahora y como fue su vida después del documental. Para más información puede dirigirse a SHERLOCK FILMS S.L. Bravo Murillo, 28 -1ºDrcha Madrid. Tel.:91 591 29 68.

Ficha técnica:
Los espigadores y la espigadora

Título original: "Les glaneurs et la glaneuse"
Nacionalidad: Francia
Año: 2000
Género: documental
Duración: 82 min.
Dirección y guión: Agnès Varda
Distribución en DVD: Sherlock films