You are here

Planeta Libre, un film mayor de edad

La Belle Verte, un film emitido en España como “Planeta Libre”, se estrenó en 1996 firmado y protagonizado por la cineasta francesa Coline Serreau (1947). Sin duda se trata de una película mítica, inicialmente mal entendida, pero que pronto se convirtió en una pieza de culto. Destaca por su elegancia, ingenio y sobretodo por su capacidad crítica hacia una sociedad que avanzaba ya en aquel momento hacia un destino socioambientalmente inviable.

Al adoptar el género fantástico desde el punto de vista de los habitantes de otro planeta que viven en armonía unos con otros y con su entorno, la película ofrece una particular visión de lo que podría ser la raza humana si esta reorientara algunas de sus realidades civilizatorias.

> VER: Planeta Libre 1995 (Versión con subtítulos en español)

Es memorable la narración de la supuesta evolución de nuestra sociedad que pasó por lo que uno de los protagonistas del film denomina: "los grandes procesos y los boicots, en los que las personas tomaron consciencia del daño ambiental del consumo y boicotearon a todos los fabricantes de productos nocivos para la salud de los seres humanos, animales y plantas fueron declarados culpables de crímenes contra el planeta... como la industría química, agroalimentaria, los fabricantes de tabaco y alcohol, las farmacéuticas, las nucleares, los fabricantes de automóviles, muchos médicos y los políticos que se habían enriquecido permitiéndolo todo... Así se llegó al boicot y se dejó de comprar todo lo que era malo para la vida. Era el arma absoluta, sin compras no había poder y las autoridades no podían hacer nada contra eso... una época que llamaron el caos prerenacimiento".

Planeta libre no es una película para burlarse de nuestra falta de humanidad o civilización, sino un documento para crear un contraste entre lo que podría ser un mundo en armonía con su entorno y otro que va contra nosotros mismos y en el cual realmente estamos inmersos.

Podemos imaginar una sociedad tecnológica avanzada como la que parece inexorable, pero deberíamos ser conscientes de los riesgos que estamos asumiendo de forma absolutamente irresponsable cuando adquirimos productos químicos y farmacéuticos tóxicos. La advertencia ante los peligros por las investigaciones irresponsables en curso, entre las que se incluyen la inteligencia artificial, nos rodean por doquier, desde films recientes como EX MAQUINA de Alex Garland (2015) o por las advertencias insistentes de empresarios nada sospechosos de anticapitalismo como Elon Musk de Tesla.

 

Planeta libre intenta sobretodo contrastar las costumbres de nuestra sociedad moderna con los visitantes de un planeta que disponen de tecnología para viajar por el espacio, pero que han cultivado su humanidad y el potencial de sus capacidades biológicas. Así pues los contrastes y las analogías sirven para mostrarnos el choque psíquico entre la transformación de la tierra para satisfacer las necesidades materiales o para vivir en armonía con el resto de seres de la naturaleza.

El film tiene realmente escenas de antología como la transformación del terreno de juego de un campo de fútbol y sus jugadores en un ballet clásico, el concierto de silencio o la orquestra sinfónica convertida en una alocada representación musical. No menos sorprendente es la rápida comprensión que tienen los bosquimanos al encontrarse con los seres del otro planeta ya que no han perdido sus capacidades empáticas como los occidentales. En definitiva, una película en la que tras cada diálogo o escena encontramos la sátira a nuestro comportamiento cotidiano.

Planeta libre es una película divertida, del género fantástico y conducida por excelentes actores. Una sátira mordaz, al tiempo que propone que otro mundo es posible especialmente si potenciamos nuestra verdadera verdadera esencia humana de bondad y basada en los sentimientos, en la empatía, en la conexión con los demás, en lugar de correr de forma alocada por la conquista tecnológica ciega que conduce al desastre final.

Como si de un cuento filosófico se tratara, la película aborda temas tan diversos como el anti-consumismo, el ecologismo, la decadencia de la civilización industrial, el feminismo, el humanismo, el pacifismo, los valores sociales o el rechazo de las tecnologías nocivas. Las referencias a la espiritualidad y a las capacidades humanas como la telepatía, el magnetismo, apoyan las posibilidades ocultas que tienen los humanos para entablar una nueva relación con la naturaleza y sus congéneres.

Planeta Libre tiene a su vez una importante dimensión poética y que refleja un sueño compartido por muchas personas ecologistas. Coline Serreau continuó con su compromiso con la ecología e inspiró a otros cineastas como Agnès Fouilleux que en 2010 rodó el documental Small is beautiful (110 min) como complemento al último que estrenó en el mismo año la propia Serreau, "Soluciones locales para un desorden global” (otra joya cinematográfica).

Hace 21 años, Planeta libre se convirtió en un foco de luz verde para un mundo cada vez más hipócrita y adicto a la tecnología deshumanizadora. Este es un homenaje a la mayoría de edad de una película que se anticipó a su tiempo y que hoy es más que nunca necesario de recordar.

Ficha técnica

Planeta Libre (La Belle Verte), es un pequeño y lejano planeta que en el año seis mil, su sociedad está tan avanzada que han prescindido del dinero y de la mayor parte de los objetos materiales, viven todos sus habitantes alrededor de 250 años, se comunican telepáticamente y están en contacto completo con la naturaleza.

Portada de la versión francesa del libro con el DVD del film publicado en 2009 por Actes Sud.

En la reunión anual del planeta, donde intercambian sus producciones y deciden comunitariamente sus viajes, surge siempre la misma pregunta: "¿alguien quiere ir a la Tierra?" Nadie se atreve a hacer el viaje a este peligroso y primitivo planeta, hasta que Milá, la hija secreta del último hombre que visitó la Tierra, se presta como voluntaria.

Su presencia en el París actual contrasta la manera de ver el mundo de su gente con la sociedad que observa. A través de Milá, descubrimos con humor las aberraciones de nuestra sociedad y las asombrosas cosas que pueden pasar cuando uno se "conecta" con otra realidad, en otro nivel de conocimiento.

Título original: La belle verte
Director: Coline Serreau
Intérpretes: Coline Serreau, Vincent Lindon, Marion Cotillard, Catherine Samie, Patrick Timsit
Guión: Coline Serreau
Fotografía: Robert Alazraki
Música: Coline Serreau
Duración: 95 min.
País: Francia
Año: 1996

Otros artículos relacionados:

- Demain, un mundo nuevo en marcha

- Los espigadores y la espigadora