Un fotomontaje realizado en el año dos mil reclamaba que una de las pérgolas solares más emblemáticas de Barcelona estuviera en un lugar concurrido, pero esta acabó relegada en un espacio alejado de cualquier mirada curiosa. Casi tres lustros después esta instalación sigue siendo una maravilla aunque desconocida.
La sección española de EUROSOLAR otorga los Premios Solar 2014 a aquellas iniciativas y/o actuaciones ejemplares en el...
Toda persona a su paso por la Tierra nos deja un legado, por insignificante que sea. Sin embargo, algunas de ellas, por...
Cultivar sin usar plaguicidas ni productos tóxicos no solo es posible sino necesario. Este libro ayuda a restablecer el...