Sería fantástico convertir la celebración del cambio de año en el mayor regalo que nos ofrece el planeta en lugar de abusar de sus bienes naturales. Las fiestas navideñas deberían servir para tomar conciencia de la responsabilidad de cada uno en el deterioro del medio ambiente.
Un fotomontaje realizado en el año dos mil reclamaba que una de las pérgolas solares más emblemáticas de Barcelona...
La sección española de EUROSOLAR otorga los Premios Solar 2014 a aquellas iniciativas y/o actuaciones ejemplares en el...
Toda persona a su paso por la Tierra nos deja un legado, por insignificante que sea. Sin embargo, algunas de ellas, por...