admin
01/03/2004
Econoticas 23, Civia en la red ferroviaria




Madrid, 10 de marzo 2004. El pasado 3 de marzo el Consejo de Administración de Renfe adjudicó 30 trenes de alta velocidad (para circular a 350 km/h) al consorcio empresarial hispanocanadiense Talgo-Bombardier por un total de 1.169 millones de euros (615 de adquisición y 554 de mantenimiento) y 10 trenes a Siemens por 433 millones (243 de compra y 190 en mantenimiento). Hace unos días también adjudicó 166 trenes de velocidad alta (capaces de alcanzar los 250 km) repartidos entre CAF-Alstom, Talgo-Bombardier por un total de 2.850 millones y otros 1.397 millones para su mantenimiento durante 14 años.

En los últimos 4 años Renfe ha invertido un total de 9.341,4 millones de euros para renovar la mayor parte de sus trenes (4.264,1 para su fabricación y 5.077,3 para su mantenimiento). De estos, 6.000 millones han sido adjudicados a contratos para Talgo-Bombardier. Diversos sectores sociales han criticado que esta priorización con un consorcio experimental supone una discriminación a las empresas con gran experiencia en el sector afincadas en España como son CAF, Alstom y Siemens. En los próximos años existe el plan de construir 7.500 km de red ferroviaria de alta velocidad. El retraso en la construcción de la línea Madrid-Barcelona impide poder disminuir las emisiones tóxicas a la atmósfera causadas por el saturado puente aéreo que mueve diariamente más de 10.000 pasajeros.

Este impulso al largo recorrido de alta velocidad contrasta con la menor atención en los servicios regionales; una realidad que ya se ha aprecia en diversas zonas del servicio de Renfe. Sin embargo, a pesar de las críticas sociales a algunos de los servicios ferroviarios en España, lo cierto es que el tren continua mejorando en nuestro país. Así, por ejemplo, el servicio de cercanías sigue desarrollándose a buen ritmo alrededor de algunas de las grandes capitales. Para dar mayor calidad en el serivicio metropolitano Renfe ha incorporado recientemente las primeras unidades de los nuevos trenes Civia que marcarán la imagen de los trenes de la próxima década. Las primeras unidades Civia (Clase 464) fabricadas por el consorcio Alstom-CAF-Siemens entraron en servicio el pasado Enero 2004 y, sin duda, marcan un nuevo concepto en el transporte sobre raíles: el de la plataforma ferroviaria. Un concepto que se fraguó en el metro urbano y que concibe todo el tren como un espacio único e incluso con criterios de feng-shui.

El tren Civia es una plataforma ferroviaria que destaca por sus altas prestaciones en materia de seguridad, integración para personas con movilidad reducida, confort, bajo consumo energético y facilidad de mantenimiento. Además pueden organizarse según las necesidades de capacidad de las diferentes franjas horarias por ser modulable. Esto permite que se pueda transportar entre un mínimo de 318 pasajeros en dos coches hasta 757 con cinco coches. Aunque de momento sólo se han adquirido 14 unidades por valor de 54 millones está previsto incorporar hasta 248 unidades durante el período 2003-2010.

Los nuevos trenes de cercanías Civia también tienen a su favor su bajo consumo energético. Esto ha sido posible gracias a que el material con que está construido el tren es una aleación de aluminio muy ligero: a menos peso, más ahorro energético. Además las tecnologías de frenado y tracción que se le han aplicado – el tren puede devolver energía a la red cuando no está frenando- hacen que el consumo del Civia sea muy inferior al de los trenes convencionales del actual servicio de cercanías. Los Civia consumen 4,28 kilowatios/hora/pasajero frente a los 8,65 kilowatios/hora/pasajero que consumen los comboys actuales conocidas como unidades U-446 y U-447 que han sido claves para prestar servicios de gran calidad en toda la red española desde finales de los años ochenta.


Econoticias 23, tren civia
Econoticias, 23 tren civia interior

 

 





Modificado
09/02/2017