You are here

La contaminación mata cada año a 16.000 personas en España





Madrid, 15 Diciembre, 2005. Hay leyes que se quedan obsoletas. Este es el caso de la legislación para la protección atmosférica en España fechada en 1972. La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, ha presentado a las comunidades autónomas las líneas básicas de lo que será esa futura ley, cuyo objetivo principal será frenar los graves efectos que causa la contaminación sobre la salud y el medio ambiente.
Hay razones más que suficientes para poner al día la legislación vigente. Si atendemos a las emisiones tóxicas a la atmósfera vertidas por nuestro país esta se sitúan en un incremento del 65 % respecto a 1972. Existen datos relevantes del fuerte impacto causado no sólo al cambio climático sino en otros ámbitos, especialmente de la salud de las personas. Un estudio de la Comisión Europea desvela que la contaminación atmosférica causa en Europa 350.000 muertes prematuras al año, 16.000 de ellas en España. La cifra puede parecer insginificante pero tal como afirmó la Ministra Narbona, son diez veces más que las que mueren por accidentes laborales y aproximadamente unas tres veces más que las que mueren en accidentes de tráfico. Además la ley de protección de la atmósfera vigente no está adaptada a los nuevos compromisos gubernamentales como el Protocolo de Kioto y otras directivas europeas.

El Ministerio de Medio Ambiente elaborará en breve un primer borrador de lo que será la nueva Ley de Protección a la Atmósfera, para substituir la norma vigente actual de 1972. En este sentido, la titular de Medio Ambiente reconoció que el conjunto de España se aleja de la directiva de techos nacionales de emisión y que las grandes ciudades españolas presentan frecuentes incumplimientos de los niveles de calidad del aire establecidos.
El borrador se basa en los requisitos técnicos que exigen los convenios internacionales de los que España forma parte y su objetivo es lograr una "sistematización y codificación" que evite la dispersión actual y la fragmentación que existe en virtud de diversas normas así como facilitar su cumplimiento.
Dada la gravedad de la problemática de la contaminación atmosférica, la nueva ley incorporará un capítulo sancionador. Se pretende de esta forma reforzar el marco sancionador actual que ya existe en cuanto a la contaminación que provoca la actividad industrial y que, no se está cumpliendo en España como reconoció la titular de Medio Ambiente.
También se estudiará establecer sanciones para las entidades locales de las que dependen otras formas más difusas de contaminación no derivadas de la actividad industrial. Narbona reconoce que el punto de partida es bastante caótico pero que es una obligación insoslayable para esta legislatura. Ahora sólo hay que esperar y ver si se consigue.



España debe actualizar su legislación sobre la protección de la atmósfera