You are here

La Revolución Ambiental




La Revolución Ambiental


La reestructuración de la economía global según los principios de la ecología representa la mayor oportunidad de inversión de la historia. En escala, la Revolución Ambiental es comparable a las revoluciones Agrícola e Industrial que la precedieron.


La Revolución Agrícola cambió la faz de la Tierra.


El Sol y otras energías renovables protagonizarán la Revolución Ambiental.





Enero, 2007. La Revolución Agrícola implicó reestructurar la economía alimentaria, cambiando desde una forma de vida nómada basada en la caza y la recogida aleatoria de frutos, a una forma de vida basada en la labranza del suelo. Aunque la agricultura se inició como complemento a la caza y a la recolección, finalmente la substituyó casi completamente. La Revolución Agrícola aclaró de hierba y árboles una décima parte de la superficie de la Tierra para que pudiera ser arada y plantar las cosechas. A diferencia de la cultura de cazador-recolector que tenía poco efecto en la tierra, esta nueva cultura del cultivo transformó literalmente la superficie del planeta.

La Revolución Industrial ha estado en marcha durante dos siglos, aunque en algunos países todavía está en sus primeros estadios. Desde sus incios el punto clave fue el cambio de la madera a los combustibles fósiles, un cambio que marcó el inicio de la etapa de extensión masiva de la actividad económica. De hecho, la característica que la distingue es el apropiamimento de extensas cantidades de energía solar almacenadas debajo de la superficie de la tierra en forma de combustibles fósiles. Mientras que la Revolución Agrícola transformó la superficie de la Tierra, la Revolución Industrial está transformando la atmósfera de la Tierra.

Revolución Ambiental vs. Revolución Industrial
La productividad adicional generada por la Revolución Industrial posibilitó la liberación de enormes cantidades de energías creativas. Y también dio a luz a nuevas formas de vida y a la era más ambientalmente destructiva de la historia humana, poniendo el mundo en dirección a un eventual declive económico.

La Revolución Ambiental se parece a la Revolución Industrial en el hecho de que cada una es dependiente del cambio a una nueva fuente de energía. Y como ambas revoluciones anteriores, la Revolución Ambiental afectará el mundo entero.

Hay diferencias en la escala, la sincronización, y el origen entre las tres revoluciones. Pero a diferencia de los dos primeras, la Revolución Ambiental debe comprimirse en cuestión de décadas. Las otras revoluciones fueron generadas por nuevos descubrimientos, por avances en la tecnología, mientras que esta revolución, que también será facilitada por las nuevas tecnologías, está siendo generada por nuestra necesidad de hacer las paces con la naturaleza.

Oportunidades en la Revolución Ambiental
No ha habido antes una situación para la inversión como ésta. Los 1,7 billones de US$ que el mundo gasta actualmente cada año en petróleo, la principal fuente de energía, proporciona cierta información sobre cuánto podría gastarse en energía en la sociedad de la eco-economía. La diferencia entre las inversiones en combustibles fósiles y ésas en energía eólica, celdas solares y energía geotérmica es que se basan en fuentes inagotables.

Para los países en vías de desarrollo dependientes del petróleo importado, las nuevas fuentes de energía prometen liberar el capital para la inversión en fuentes de energía domésticas. No muchos países tienen sus propios yacimientos de petróleo, pero todos tienen viento y energía solar que están esperando a ser aprovechados. En términos de extensión económica y de generación de trabajo, estas nuevas tecnologías de la energía son un don del cielo. Las inversiones en eficiencia energética crecerán rápidamente simplemente porque reducen gastos y hasta generan beneficios. Supuestamente, en todos los países la energía ahorrada es la fuente más barata de la nueva energía.

Todos los sectores de la economía global serán tocados por la Revolución Ambiental. En esta nueva economía, algunas compañías saldrán ganadoras y algunas serán perdedoras. Los que participan en la construcción de la nueva economía serán los ganadores. Los que se aferren al pasado se arriesgan a formar parte de él.
 

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Adaptado del capítulo 12, " Building a New Economy", de Lester R. Brown, Plan B 2.0: Rescuing a Planet Under Stress and a Civilization in Trouble (New York: W.W. Norton & Company, 2006), disponible en www.earthpolicy.org/Books/PB2/index.htm Publicado en internet: 23 Enero 2007.




Lester R. Brown - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org