You are here

Manipulación fotográfica y lavado de imagen de una central nuclear





Manipulación  fotográfica y lavado de imagen de una central nuclear
Agosto 2008. Entre estas dos fotografías al pie está la historia de un fotógrafo, una agencia de prensa y una central nuclear necesitada de mejorar su imagen. Lo cierto es que mientras se anunciaba en la prensa española la propuesta de multar a la Central Nuclear de Ascó 2 por el escape de radioactividad en noviembre de 2007, denunciado por Greenpeace en abril del 2008, diversos medios publicaron una foto suministrada por la Agencia EFE en la que "una turista" tomaba el sol y un refresco frente a la central nuclear, como dando a entender que "lo nuclear" puede ser incluso un motivo para relajarse con tranquilidad. La Coordinadora Tanquem les Nuclears (Cerremos las nucleares) realizó una minuciosa investigación sobre la veracidad de la fotografía, puesto que parecía obvio que se trataba de un trucaje con el que el fotografo quiso "vender la foto del verano". Tras la investigación de los antinucleares, el informe que presenta esta entidad es demoledor y demuestra de forma fehaciente que se trata de una manipulación y que periódicos tan prestigiosos como La Vanguardia, entre otros, accedieron a publicar la mencionada foto trucada, de la que no se han retractado, ni han advertido a la opinión pública que era "un montaje". Pero también es cierto que últimamente vemos con preocupación cómo la prensa española está siendo presionada por el lobby nuclear de una forma salvaje, sin ética alguna y total actitud manipuladora. Hace unos días ponían en boca de un responsable de la Asociación para el Estudio del Peak Oil (ASPO) que la energía nuclear es una de las formas de energía renovables (en fin, como si el uranio fuera un mineral que se reproduciera como los árboles o tan ubicuo como el viento o la luz solar).

Y podríamos enumerar más mentiras fomentadas por el sector nuclear y que la prensa española incorpora sin reparos. Durante este mes de agosto se ha anunciado (por parte del ex presidente Felipe González) que España necesita de la electricidad nuclear francesa, cuando resulta que nuestro país -desde 2004 hasta la fecha- es un país exportador de electricidad como demuestran los informes de Red Eléctrica Española. Eso sin contar que en las editoriales de la prensa siempre se defiende la necesidad de la energía nuclear en España. Claro que, mientras todo esto sucede, en medio de un apacible verano la Central Nuclear de Vandellós 2 sufre un incendio (24 de agosto 2008) y con este percance las centrales nucleares catalanas se ponen en la cabeza de las que registran un mayor número de accidentes de todo el parque atómico español. En cualquier caso, estos accidentes (incidentes para los nucleócratas) que dejan fuera de servicio a una central nuclear durante semanas -si no meses- demuestran que su producción energética es prescindible. Lo que no es prescindible es el negocio diario que hacen y que se consigue en parte por la baja inversión en mantenimiento, que raya lo peligroso o presuntamente criminal. Pero de momento el Consejo de Seguridad Nuclear sigue sin tomar decisiones que hagan honor a su nombre y función.