You are here

Repasando los registros: más de 52.000 europeos murieron de calor en el verano del 2003




Repasando los registros: más de 52.000 europeos murieron de calor en el verano del 2003
Alerta 7 - 2006

Siguiendo la cadena de días de elevado calor y las advertencias de los meteorólogos de que este verano podría ser otro infierno, los políticos y funcionarios de salud pública europeos están reestudiando la ola de calor devastadora del 2003. El clima tremendamente caluroso que marchitó cosechas, secó los ríos, y cargó de combustible los fuegos veraniegos se tomó también un peaje humano masivo. La magnitud completa de esta catástrofe todavía sigue siendo en gran parte una historia no contada, pues los datos que revelaban la escala a nivel continental de la catástrofe aún no han llegado a estar disponibles. En resumen, más de 52.000 europeos murieron de calor en el verano de 2003, haciendo de esta ola de calor uno de los desastres climáticos más mortales de la historia occidental.





Las temperaturas altas durante el día y la noche, provocaron que en verano del 2003 una gran cantidad de gente vulnerable, particularmente ancianos, sucumbieran al calor.




El aumento de temperaturas en el 2003 provocó también grandes sequías en los cauces de los ríos de toda Europa.




Varios países han creado programas de atención a las personas en riesgo de padecer enfermedades debidas a las olas de calor



28 de Julio 2006. Los récords de temperatura se superaron en múltiples países europeos en el 2003 y experimentaron el tiempo más caliente por lo menos durante los últimos 500 años. El tiempo inusualmente caluroso comenzó en Junio y culminó en una ola de calor implacable durante las primeras dos semanas de Agosto. Con las temperaturas altas durante el día y la noche, una gran cantidad de gente vulnerable, particularmente ancianos, sucumbieron al calor.

Los hospitales tuvieron que hacer frente a cargas inusualmente grandes de pacientes, y las funerarias y empresas de pompas fúnebres estaban colapsadas. En Francia, las advertencias de los doctores de una epidemia de calor fueron anuladas en gran parte por la negación del Ministerio de Salud de reconocer el masivo problema, evocando la temprana negación política de la ola de calor de 1995 en Chicago que mató a más de 700 personas en cuestión de días. Pero a medida que los cuerpos se apilaban, requiriendo depósitos de cadáveres improvisados, la opción de "ignorar y negligir" dejaba de ser viable.

Un repaso a las estimaciones tempranas nacionales
Aunque los medios de comunicación daban estimaciones de un peaje humano potencialmente grande de muertos, hasta que no pasó largo tiempo después del acontecimiento las cuentas exactas no llegaron a estar disponibles. Después de enfrontarse a críticas por instalaciones sanitarias inadecuadas y por la débil respuesta del gobierno, Francia se convirtió en uno de los primeros países en lanzar un estudio epidemiológico que revelaba el grado verdadero del daño por calor. A finales de Septiembre del 2003, el Instituto Nacional Francés de la Salud divulgó que en los primeros 20 días de Agosto, el calor había matado a más de 14.800 personas. Durante el pico del calor, las tarifas de fatalidades remataron a 2.000 en un día.

Usando este informe francés y otras gráficas tempranas, en octubre del 2003 el Earth Policy Institute detalló una cuenta preliminar de la mortalidad debida a la ola de calor europea de 2003 europeos (disponible en http://www.earthpolicy.org/Updates/Update29.htm). En ese momento, parecía que unas 35.000 personas habían muerto debido a altas temperaturas. Ahora sabemos que incluso esto era una subestimación.

De la nueva información que ha ido goteando durante los últimos años, la sorpresa más grande ha venido de Italia. Según el Instituto Nacional de Estadística Italiano, el verano de 2003 provocó 18.000 muertes más en comparación con el año 2002. En Agosto del 2003, 9.700 fallecidos se relacionaron con las altas temperaturas, y en ricones de Italia se alcanzaron temperaturas promedias de 9 ºC superiores al año precedente. Estos números exceden de lejos el gravamen temprano del Ministerio Italiano de la Salud que calculaba que unas 4.000 personas murieron por causa del calor durante los días más calientes.

Otro ajuste ascendente en los regisitros fue publicado para Portugal por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de la Enfermedad (European Centre for Disease Prevention and Control), donde las temperaturas de Agosto de 2003 excedieron los 40 ºC durante muchos días. Allí, 2.099 muertes se han relacionado con el tiempo caluroso, muy por encima de la estimación preliminar del Instituto Nacional Portugués de la Salud que calculaba 1.316 fatalidades. En Bélgica, donde la columna del mercurio llegó más arriba que en cualquier otro momento en el registro de la Sociedad Meteorológica Real que registraba desde 1833, las altas temperaturas trajeron 1.250 muertes prematuras entre junio y agosto, casi un aumento de 10 veces sobre lo que se publicó inicialmente. Y una información más reciente de Suiza muestra que 975 personas murieron de calor en el verano suizo más caliente desde 1540.

En conjunto, los nuevos datos alzan la mortalidad relacionada con el calor en Europa para el verano de 2003 de las estimaciones preliminares de 17.000 muertes a 52.000.

Las olas de calor como asesinas silenciosas
A diferencia de los huracanes o de los tornados que dejan daños y muerte obvios en su estela, o imágenes en vivo y en directo para los medios, las olas de calor son asesinas silenciosas. Los informes de los jueces de instrucción enumeran raramente el "calor" como la causa primaria de la muerte, incluso cuando las altas temperaturas pudieron haber precipitado el fallo cardiovascular o respiratorio, o la deshidratación. Así, generalmente no es hasta que una ola de calor ha pasado de largo, que las cuentas de las muertes pueden ser comparadas con un año "normal", para poder comprender el abasto real del peaje en vidas humanas que se ha cobrado. Con todo, los gobiernos, siempre renuentes a admitir faltas en la salud pública, lanzan a menudo tales números con muy poca fanfarria.

A finales del año 2005, el mundo estaba centrado en las consecuencias del huracán Katrina, uno de las tormentas más destructivas que jamás golpeó los Estados Unidos, con pérdidas monetarias masivas y cerca de 1.300 muertes. Aunque fue una catástrofe significativa, el número de las vidas tomadas por Katrina es solamente una fracción minúscula del peaje de la ola de calor de Europa en el 2003. Los informes nacionales de las muertes por la ola de calor han ido publicándose con cuentagotas dos años más tarde del acontecimiento y la catástrofe nunca recibió una cobertura extensa de medios. Los políticos y el público en general no tienen las dimensiones completas de la catástrofe y por lo tanto subestiman el riesgo real de las altas temperaturas.

La necesidad de información fiable sobre las consecuencias reales de las olas de calor
La gente, particularmente oficiales del gobierno, necesita de información fiable sobre la amenaza que el calor extremo puede plantear. De hecho, después del acontecimiento del 2003 un buen número de países europeos incrementaron sus sistemas de alerta calor-salud y tomaron medidas adicionales para prepararse frente a las olas de calor futuras. Después del ultraje público sobre los fallos del verano del 2003, el Ministerio de Salud de Francia anunció el financiamiento creciente para camas de hospital y más puestos de trabajo para los sanitarios, así como una atención especial en el cuidado de la gente mayor que más sufre durante las olas de calor. El plan de acción de la ola de calor del gobierno español incluye una campaña del concienciación para los profesionales de servicios sociales y de atención médica, un registro voluntario para personas de alto riesgo para que puedan recibir servicios especiales, y un sistema de monitoraje diario de la mortalidad.

Las proyecciones del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (Intergovernmental Panel on Climate Change), un cuerpo global de unos 2.000 científicos, muestran acontecimientos climáticos aún más extremos a medida que el planeta vaya calentándose. Antes de fin de siglo, las proyecciones de la temperatura media del mundo aumentan en 1.4-5.8 ºC. Y mientras el mercurio sube, olas de calor más frecuentes y más severas podrían sucerderse. Por consiguiente, la Organización Mundial Meteorológica estima que el número de muertes relacionadas con el calor podría doblarse en menos de 20 años.

Los científicos del Hadley Centre for Climate Prediction and Research y de la Universidad de Oxford divulgaron en el 2004 que la actividad humana, a saber las emisiones de los gases invernadero en la atmósfera del combustible fósil que se quemaba, dobló el riesgo de las olas de calor extremas como la que costó tantas vidas en Europa en el 2003. Evitar "cargar los dados del clima" aún más a favor de futuras calamidades meteorológicas requiere de un esfuerzo consciente por cortar las emisiones de carbón de forma rápida y dramática

Janet Larsen - Earth Policy Institute
www.earth-policy.org



actualizado: 
06/09/2006
parte de: