You are here

Signos de cambio por el aumento de dióxido de carbono global





Signos de cambio por el aumento de dióxido de carbono global
  Econoticias 44

Internacional

Signos de cambio por el aumento de dióxido de carbono global


Especie del coral Porites objeto de la investigación


Los deshielos masivos en al Antártida son un fenómeno cada vez más frecuente







Septiembre, 2005. Dos científicos del Institut de Ciències del Mar de Barcelona, Eva Calvo y Carles Pelejero han publicado un estudio en el que demuestran que se está produciendo un cambio en la acidez del agua de los océanos debido al al aumento de la presencia de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera. Los datos los han obtenido tras  más de dos años estudiado la variabilidad del pH o grado de acidez de los océanos en los últimos 300 años. Para ello han centrado sus datos en el análisis de muestras del coral Porites, procedente del arrecife de Flinders, a 250 kilómetros de la costa noreste de Australia. Los resultados son inquietantes en la medida que indican que el pH de la superficie marina podría haberse reducido en 0,1 unidades. En otras palabras que se ha producido un aumento del 30% en la concentración de los iones de hidrógeno en el agua. La acidez del agua marina es esencial para que la vida sea posible, especialmente, para los organismos que poseen estructuras carbonatadas como los corales. Una vez más sólo pueden realizarse especulaciones, pero los científicos de este estudio advierten que si las emisiones de CO2 continúan con la misma intensidad que hasta ahora, se cree que el pH marino podría disminuir hasta las 0,5 unidades, lo cual podría significar que la acidez marina podría actuar como si fuera un disolvente como el agua regia.

Pero si el CO2 parece producir cambio en la química marina lo que ya es inegable gracias al estudio de las series de las imágenes de satélite es que el hielo ártico se ha reducido un 20% en cinco años y se encuentra en el nivel más bajo del último siglo. Estos datos los aporta Centro Nacional de Datos de Nieve y Hielo de Estados Unidos, que ha recopilado información en un trabajo conjunto con la NASA. La reducción de la superficie de hielo, que se produce por cuarto año consecutivo. Desde 1979 las imágenes de los satélites son elocuentes. Desde las primeras imágenes a finales de los setenta hasta el año 2000 se ha observado una pérdida media de hielo ártico de una superficie de 6,9 millones de kilómetros cuadrados. En la última medición, realizada el 19 de septiembre 2005, la superficie era un 20% menor. En otras palabras que el ritmo de desaparición del hielo ártico por década es del 8%. Aunque los científicos no han podido determinar aún hasta qué punto este proceso está influenciado por las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero, o si es producto de algún ciclo natural, todo apunta a que la tendencia de deshielo responde al calentamiento provocado por el hombre. En el verano del 2005, uno de los más cálidos del siglo en términos globales, el hielo, empezó a derretirse 17 días antes de lo usual. Habrá que ver que pasa con los deshielos antárticos que empiezan esta otoño, pero todo apunta que pueden ser relevantes.

Algunos científicos advierten que el deshielo ártico ya se ha iniciado. Los efectos que este incremento de agua dulce en la composición del mar pueda afectar a las corrientes marinas y la llamada “cinta transportadora de los océanos” que regula el clima mundial son impredecibles. Pero es precisamente, esta incertidumbre que debería poner a nuestros gobiernos y a toda la sociedad en general en estado alerta y adoptar medidas de precaución como es reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. La cuestión es ¿cuántos datos no concluyentes deberán aportar los científicos antes que reaccionemos y no sea demasiado tarde?. Por el momento, sólo los huracanes y tifones anormalmente violentos han causado pérdidas evaluadas en 1,3 trillones de dólares sólo en Estados Unidos. ¿Podríamos imaginar los beneficios de invertir estas cifras astronómicas en rediseñar el mundo para que sea más sostenible?