You are here

El Observatorio de la Sostenibilidad en España (OES)





curvaSupTit.gif" border=0>

El Observatorio de la Sostenibilidad en España (OES)

02282005_ose1
02282005_ose2
02282005_ose3

1. La fría sala del Paraninfo de la Universidad de Alcala de Henares
2. La Ministra Narbona, sometida a declaraciones ambientales
3. ¡¡He pisado la ciudad del saber!!


Lo cierto es que siempre había oído hablar de Alcalá de Henares como ciudad importante en cuestiones de cultura. Y sin necesidad de que las piedras hablaran, hoy he visitado ese "Templo del Conocimiento" de la llamada "Ciudad del Saber", y ciertamente se respira fuerza, tradición y modernidad,  en lo que hace gala tan sonada población.

El motivo ha sido de alto nivel cultural y ambiental, y es que se ha presentado hoy el llamado Observatorio de la Sostenibilidad en España (OSE), y qué mejor lugar para hacerlo que allá donde la historia ha ido depositando cantidades importantes de cultura. La sala del Paraninfo es un espacio noble, solo hay que verlo para sentirlo, de la Universidad de tan conocida ciudad madrileña. Por cierto, una sala sin calefacción en un día fresquito de verdad ha sido todo un símbolo de aclimatación para lo que nos viene encima.

Me ha parecido todo emblemático unir una de las catedrales del saber con la presentación en sociedad de una organización que tanto depende de la cultura, del conocimiento, de la cordura, de la lógica y el respeto al medio donde convivimos, como pretende la esencia del OSE.

Aquí tiene su sede y ha iniciado sus actividades mantenido por el Ministerio de Medio Ambiente, la Fundación General de la Universidad de Alcalá y la Fundación Biodiversidad. Pretende eso sí, depender en el futuro de los resultados de sus trabajos y el apoyo privado y no institucional.

Quizás haya sido Europa la promotora oculta de este estímulo, lo cierto es que sea quien sea, ya no hay atajos para actuar con contundencia y rápido en la protección del medio ambiente. Para que sea eficaz el resultado de la intención, acción que no falte pero con alta carga de cultura.

Las actividades del recién parido OSE son la recopilación, selección y perfilado de los datos ambientales y significativos disponibles, y su posterior elaboración y transformación en información relevante y significativa.
Investigan ya sobre nuevos indicadores y modelos de representación y proyección, si bien en principio han partido de los que ya son habituales y admitidos en los informes anuales de la Comisión Europea, la Agencia Europea de Medio Ambiente y la Naciones Unidas, es decir, que el mogollón de datos que aportan los organismos oficiales más los que se vayan autodiseñando en el OSE deben convertirse en tangibles para todos los ciudadanos, por aquí va bien la cosa, y es que son tan necesarios prever escenarios y tendencias para que el futuro no nos coja desprevenidos.

Como objetivos tiene el OSE convertirse en un centro de referencia de ámbito estatal que, de forma rigurosa va recopilando, elaborando y evaluando información básica sobre la sostenibilidad en España, (situación, tendencias y escenarios) teniendo en cuenta sus distintas dimensiones (social, económica y ecológica), claro o entre todos nos enteramos bien de que va la película o luego sustos habrá.
Los resultados, evaluados mediante indicadores contrastados, se pondrán a disposición de la sociedad con el objetivo de lograr la mayor proyección y relevancia pública. El OSE pretende estimular el cambio social hacia la sosteniblidad mediante la aportación de la mejor información disponible, cuyo uso sea los más abierto y directo posible.

Han hablado representantes de fundaciones ambientales, del mundo científico y académico, y claro en nombre de las entidades ecologistas y conservacionistas ha hablado J. Carlos del Olmo desde WWF/Adena. Peticiones ha habido muchas, y más cuando quienes escuchaban era la ministra de Medio Ambiente, Cristina Carbona y un buen número de alto cargos políticos vinculados a lo ambiental. “Más horas de TV para la cultura ambiental” ha sido sabia petición, considero, sobre todo en una TV cargada de basura y confusión. También he sentido una llamada a la hermandad entre disciplinas, sabios y ciudadanos, “hermanos nos necesitamos” para enfrentarnos a los que nos viene encima, han dicho.
En un alegato a la baja temperatura de la sala, poca gente se ha sacado los abrigos, un científico ha comentado que era más bueno de lo creído el estar pasando un poco de frío, y es que “a baja temperatura aumenta un 20% la supervivencia humana”. También he escuchado términos interesantes como “armas biosfericas” (entiéndase cambio climático, pérdida de biodiversidad, agua maleada…todo a escala global) para concluir en tratar el tema como “biosuicido colectivo”. Otra ha sido la llamada al “hacer justicia entre la generaciones humanas”, algo pendiente y mucho, sobre todo porque culturalmente difícil incluso lo tenemos como sociedad para pensar en dar amor y respeto a la generación coetánea, sobre todo si esta lejos y molesta a los intereses biocidas de la salvaje economía que nos nutre a un tercio de la familia humana. Una conclusión ha sido que “sobre demasiadas cuestiones en el país demasiada poca información hay”, un argumento para avalar el OSE.

Está previsto que el primer informe del OSE vea la luz en abril de este año, 50 indicadores nos aportaran datos contrastados de cómo estamos nosotros en relación con nuestro entorno. Sin duda, será una gran ayuda para ayudar algo a entender hacia donde vamos en este rumbo con destino incierto.
Uno de esos indicadores tiene que ver con la alta tasa de abandono escolar, un 40% y en alza, símbolo de que sin demasiada cultura general quizás sea demasiado difícil prepararse para entender de que van las batallas a vivir en eso del medioambiente.
Otros indicadores serán el estado del país en materia de I+D+I, eficiencia energética, productividad en el empleo de la fuerza de trabajo o de los materiales, empleo estable, educación, uso eficiente del agua, protección del suelo y del territorio. Muchos datos con el objetivo de orientar el desarrollo hacia cotas de mayor calidad de vida para todos los ciudadanos ahora y en el futuro.

Un vino, junto a un caldito ha animado la bienvenida. Después el tren, de cercanías y cargado hasta los topes de estudiantes y currantes, ha llegado a Atocha a la hora prevista, pasando por estaciones donde se subió la locura pronto hará un año.

Para más información:
OSE
Plaza de San Diego s/n
Colegio de San Idelfonso
Casita Anexa (2ª planta)
Alcalá de Henares, 28801 Madrid
Tel. centralita: 918 854 039



¿Por qué este diario?