admin
01/06/2009
Pirograbado solar




Ingenios solares térmicos

Pirograbado solar


Luis, de Taer-Energías Renovables, haciendo funcionar la lupa del
concentrador solar a modo de pirograbador.


Un lupa colocada a la distancia exacta provoca la concentración que quema la madera.


Con el foco solar concentrado por la lupa basta con seguir las líneas previamente dibujadas para hacer el pirograbado.




El pirograbado consiste en dibujar y decorar quemando selectivamente en un soporte, mediante una punta incandescente. Habitualmente se usa un ingenio térmico alimentado con electricidad, al estilo de un soldador para aplicaciones electrónicas. En términos generales, un pirograbado se hace, habitualmente, con un aparato llamado pirógrafo que es, básicamente, un transformador y regulador de intensidad que lleva conectado un mango al que se acoplan distintas puntas metálicas que, al ponerse más o menos incandescentes, van quemando o dorando la madera, papel, cuero, etc., en función de la intensidad y del tiempo de contacto de la punta con el material. Regulando la intensidad del calor que desprende la punta, se consigue más o menos intensidad en el quemado, variando la tonalidad, del marrón suave al negro absoluto.

La idea del heliógrafo
El heliógrafo es un aparato meteorológico que permite medir la duración de la insolación diaria. El aparato consta de una gran bola de cristal que se orienta al sur y detrás de la cual se coloca una cartulina especial. De este modo, podemos medir la duración de la insolación, ya que los rayos, al pasar por la bola de vidrio concentradora, queman la cartulina teñida de azul en el punto en que se forma la imagen del sol. Se utiliza como focalizador una esfera de cristal, de forma que no es necesario mover este foco constantemente a causa del movimiento aparente del sol a lo largo del día, ni del estacionario. La banda se fija por medio de ranuras a un soporte curvo y concéntrico con la esfera y tiene impresa una escala de 30 minutos. Si el sol luce durante todo el día, sobre la banda se forma una traza carbonizada continua y la duración de la insolación se determina midiendo la longitud de la traza carbonizada. Si el sol brilla de forma discontinua, dicha traza es intermitente. En este caso, la insolación se determina sumando la longitud de las trazas resultantes. A partir de la idea del heliógrafo y del pirograbado, Luis Pérez, de TAER Energías Renovables, ha desarrollado su particular pirograbador solar.

La técnica del pirograbado
El pirograbado permite realizar dibujos con contrastes entre luces y sombras, degradados, volúmenes, brillos, profundidad y todos los efectos que el dibujo a lápiz o la pintura nos ofrecen. El primer paso para realizar un pirograbado es diseñar con un lápiz el dibujo que deseamos pirograbar, procurando que los trazos sean suaves, para que luego no aparezcan en el pirograbado. Una vez completamos el boceto, se inicia el pirograbado, es decir, se empiezan a seguir los trazos quemando la superficie, grabando las zonas oscuras del dibujo y continuando con las más claras, hasta llegar a los blancos y brillos.

Es una técnica elaborada en la que hay que repasar los negros, mientras que se resaltan las zonas de contraste entre el fondo y los primeros planos. Evidentemente, no es sencillo dar realce a la ilustración, por lo que se deben repasar las zonas oscuras para dar mayor volumen al pirograbado. Finalmente, para proteger el diseño se emplea cera de abeja incolora. Se recomienda evitar los aceites o barnices, porque con el tiempo van borrando los matices suaves.

El pirograbado solar
Evidentemente, una lupa no permite la precisión de un pirograbador eléctrico, pero sin embargo, estamos seguros de que con lupas de diferente curvatura se podrían conseguir puntos focales de diferentes grosores e intensidades, que de este modo se podrían aplicar en un nuevo arte, el pirograbado solar. La clave de esta técnica solar está en fijar la lupa o concentrador sobre un soporte que nos permita mantener fácilmente la distancia del foco, para de este modo no tenernos que concentrar en mantener la atención en éste, sino tan sólo en seguir la ilustración que vamos a pirograbar. Sin duda, se trata de un ingenio solar innovador, que nos permite que un principio tan antiguo como la concentración de los rayos solares por parte de una lupa pueda convertirse en una actividad didáctica y a la vez lúdica.

Arte solar en estado puro
El pirograbado solar constituye una técnica poco extendida y de la que no hay muchos informes. El ingenio, desarrollado por Narcís Puig, de Taer-Energías Renovables, es un aparato artesanal y también muy didáctico, porque incluye los conceptos básicos, como son la distancia focal del concentrador variable y el mantenerla perpendicular a la posición del sol. Sin duda, cabría esperar que otros artistas y técnicos solares se las ingeniaran para ofrecer herramientas más precisas. El pirograbado solar es algo perfectamente factible en un día con buena radiación solar. Una muestra de pirograbado solar sin duda podría ser una iniciativa para estimular a ingeniosos solares de todo el país, puesto que, precisamente por estar basado en un principio simple y al ser los concentradores solares fácilmente accesibles, es una invitación a la creatividad solar.

Modificado
09/02/2017

Suscríbete a Terra Boletines

Te mantendremos al día de lo que hacemos

Ayúdanos a buscar soluciones para la #emergenciaclimática

Puedes contribuir a reducir las emisiones de CO2, y fomentar la investigación científica en ecología práctica
 

Dona ahora

 

Facebook Twitter YouTube LinkedI