You are here

Consejos de uso para la cocina solar parabólica

Para disfrutar cocinando con el Sol con una cocina solar parabólica no hay que olvidar algunos consejos. Sin duda, el olor de la sopa, del guiso, de los asados, de los dulces o quizás el de las palomitas de maíz y las almendras tostadas, os fascinarán. Podréis observar como el sol calentará la olla y quedareis asombrados de inmediato, de lo fácil que es y lo poco que hay que estar pendiente para que tu comida salga bien. Pero como toda máquina, la cocina solar parabólica requiere de algunas atenciones.

 

Pero ¿qué es una cocina solar KSol? y ¿una cocina solar AlSol?

La serie KSOL fueron las primeras cocina solar parabólica prefabricada y de bajo coste que diseñó el Dr. Dieter Seifert y que entre el año 2002 y 2007 la Fundación Tierra comercializó en España. Posteriormente, la microempresa AlSol Tecnologías solares asumió la fabricación de estas cocinas solares de bajo coste, especialmente, pensadas para los proyectos de cooperación y en general para poner a disposición de una gran parte de la familia humana una tecnología limpia que permite hervir y preparar alimentos, esterilizar material médico, ahorrar emisiones de CO2 a la atmósfera cuando desplaza la quema de leña u otros combustibles fósiles, ayudar a las personas y pueblos que cocinan con leña cada vez menos disponible. Sin embargo, AlSol también fabricó una cocina solar parabólica preconformada en la que se mejoró especialmente el tiempo de montaje (alrededor de unas 2 horas y con las mismas características de potencia y durabilidad). En cualquier caso, estas normas de utilización sirven también para el uso de las nuevas cocinas solares preconformadas alSol y que la Fundación Tierra sigue difundiendo a través de esta web y comercializando en la ecotienda de Terra.

 

Normas de seguridad para la cocina solar parabólica

La cocina solar parabólica Ksol y AlSol dispone de un reflector de rendimiento considerable y produce temperaturas que hacen posible el asado y el horneado. Si se coloca una hoja de papel de periódico en el punto focal del reflector observarás como se quema. Por ello se deben respetar las siguientes normas de seguridad:

1. Los niños no deben quedarse solos con la cocina solar. A los niños les gusta jugar y deberá advertírseles que se pueden cortar con los bordes de las láminas del reflector.

2. No se debe permanecer frente al reflector. Para acercarse de forma segura a la olla, se debe girar el reflector para estar en la sombra. Las personas que no soportan bien la radiación solar deben utilizar cremas solares protectoras en la cara y la piel expuesta al sol, así como protegerse la cabeza.

3. La olla, la tapa de la olla y el soporte de la misma se calientan mucho debido a los rayos del sol. ¡Es vital utilizar manoplas de cocina para coger la olla o levantar la tapa! No se deben dejar trapos de cocina ni manoplas sobre la olla puesto que podrían quemarse.

4. Deben utilizarse sólo ollas que se apoyen bien en el soporte de la olla. La olla solar recomendada para la KSol de 100 cm son 20 cm y para la  KSol de 140 cm de diámetro de parábola es de 28 cm de diámetro.

5. Si no se utiliza la cocina solar se debe colocar el reflector en la posición de reposo, con el reverso hacia arriba como si fuera una seta. Hay que asegurarse que el freno esté fijado firme en esta posición. Si este no está en la posición de reposo, existe el peligro, de que la radiación solar incidente sobre el reflector se concentre sobre algún objeto con el consiguiente peligro que lo estropee o queme.

6. Si se desmonta la cocina solar no se debe dejar el reflector al aire libre. Se puede colgar directamente en una pared de forma que no reciba la radiación solar.

7. Es posible dañarse cuando se limpian las láminas del reflector. Prestar atención al hacerlo.

8. Para evitar el deslumbramiento pueden usarse gafas del sol, pero es muy importante hacer un uso correcto de la cocina solar para evitarlo.

 

Cómo evitar el deslumbramiento

Si se observan las siguientes reglas siempre que el reflector esté bien orientado hacia el sol, puedes acercarte delante de la olla sin miedo a deslumbrarte. La base y paredes de la olla protegen de la radiación solar concentrada y así se pueden añadir, por ejemplo, especias en el caldo.

a) Para colocar o retirar la olla en la cocina solar se debe girar el reflector siempre de forma que evite el sol directo. Así no entran rayos solares en el reflector y se podrá retirar o colocar la olla desde una posición segura y cómoda.

b) Se debe orientar la cocina solar con la ayuda del indicador de sombra y no mirar hacia el reflector.

c) Sobre el área de concentración de la radiación solar sólo deben colocarse recipientes de color oscuro, puesto que superficies claras o brillantes reflejan la radiación. Debe pintarse de color negro de horno cualquier superficie brillante del recipiente.

d) No debe colocarse una olla pequeña en la cocina solar puesto que quedará un área a través de la cual se proyectará radiación que podría deslumbrar a la persona que esté cocinando. La olla solar grande impide el deslumbramiento porque recoge íntegramente la radiación reflejada. Se puede cocinar con una olla pequeña mientras ésta se coloque dentro de una olla grande para calentarse al baño maría.

e) El reflector no debe ser deformado. Si no mantiene la forma parabólica, entonces la radiación solar no se reflejará en la olla y no captará bien el calor.

f) Para remover la comida durante algún tiempo o para probar su sabor insistimos en que se debe girar el reflector para que no entren rayos del sol y así poder alcanzar la olla cómodamente.

g) No se deben cocinar con la cocina solar parabólica KSol  y AlSol aquellas recetas que requieran remover constantemente sus componentes. Sin embargo, hay posibilidades de evitar este remover laborioso utilizando la cesta aislante.

 

Reglas para el mantenimiento de la cocina solar parabólica AlSol y KSol

La cocina solar puede estar todo el año al aire libre. Mientras no se utiliza debe colocarse el reflector en la posición de reposo (el reverso hacia arriba) de forma que su cara brillante no se ensucie. Si hay riesgo de viento también es aconsejable que el reflector repose boca abajo sobre el suelo y de este modo evitamos que pueda sufrir desperfectos el reflector. Si es una cocina solar parabólica alSol 1.4 es importante, en general tenerla lastrada como indica el manual y sin duda la mejor posición en el exterior, cuando no se usa, es boca abajo sobre el suelo.

La limpieza de la cocina solar es muy fácil:

- Primero debe lavarse el reflector con un trapo húmedo o con una esponja empapada con detergente; sólo deben utilizarse esponjas o paños suaves no deshilachados. Inmediatamente se enjuaga con agua limpia. Para que no quede ninguna mancha de cal, debe secarse el reflector al final con un papel de periódico o con un paño seco.

- Las manchas gruesas, como las de grasa, que se pueden producirse durante la cocción, es mejor limpiarlas al momento.

- No debe utilizarse ningún tipo de estropajo de metal o producto de limpieza con líquido o polvo abrasivo para el reflector para evitar rayar la superfície de las láminas del reflector y perder potencia solar.

 

La cesta aislante

La cesta aislante es un elemento clave para gozar con la cocina solar. En tiempos de nuestras abuelas los cajones aislantes ya eran usados para terminar la cocción aprovechando por el calor retenido. Es la posibilidad más fácil y económica para ahorrar energía y simplificar la cocción. Si conservas tus platos calientes en la cesta aislante, se pueden acortar los tiempos de la cocción solar.

Los alimentos acaban de cocerse en la cesta aislante sin tener que vigilarla y sobre todo puedes cocinar independiente de la hora de la comida. Con varias cestas aislantes se puede servir un menú completo. Por ejemplo, Imma Seifert utiliza cestas aislantes con mantas. Se puede usar también un cojín con relleno de heno y almohadas rellenas de algodón o lana que tapen y cubran toda la olla.

 

> Más información sobre la cocción solar en Cocinando con el Sol