You are here

El Árbol del Pan y los panaderos del árbol





El Árbol del Pan y los panaderos del árbol ##fechadiario##
Amasadora recuperada para causa econoble.
Harina de la mejor, junto a los mejores ingredientes, también amor.
Eustaquio con las manos en la masa.
Haciendo piezas de pan de verdad.
Haciendo piezas de pan de verdad.
7 panes mágicos y saludables.
El fruto del árbol del pan: gracias biodiversidad.

Conocí a Eustaquio cuando aprovechaba el horno de leña en las instalaciones del proyecto Agritectura para hacer su producción de pan eco y distribuirlo entre las gentes cercanas, amigos y locales. Hace ya algo más de un año se lanzó con su socio a la aventura ecoempresarial y montaron El Árbol del Pan C.B., no lejos del lugar donde me he ido recuperando del bicitortazo.

En un plis plas, aprovechando la furgo de los colegas, me acerco a Fresnedillas y en una de sus salidas dirección a Colmenar del Arroyo identifico el lugar donde se moldean y cuecen buenos panes. Por cierto, es Fresnedillas de la Oliva, o sea, imagino que debido a un encuentro amoroso vegetal entre fresnos y olivos, debe ser.

Ya tocando en la puerta percibo los aromas del pan de verdad. El ecopanadero me abre el portón y claro, como no he avisado, pues sorpresa, un intruso bienvenido en medio del meneo de masas, horneos y labores panaderas.

Después de la recepción, lo primero es preguntarle por cuántos panes, y son 700 panes por semana. Por volumen de producción, el 90% es pan y el 10% se lo queda la rica repostería, y todo con dos humanos y el apoyo de los consumidores.

Me ha ido bien aparecer, porque pillo a Eustaquio con las manos en la masa: está preparando la alquimia material para el pan de mezcla de centeno y trigo, mientras me comenta que el único proceso mecanizado lo realizan con una amasadora de 2a mano procedente de un Carrefour.

Durante el proceso, el primer amasado es en la máquina y después sigue con la separación y el amasado manual del volumen para una pieza, tras haber dejado la masa fermentar ½ hora. Cada pieza es formada a mano, imprimiendo a la misma el sello y el alma del elaborador, me comenta. Cuecen por irradiación, según normativa, de momento consumiendo combustible y a la espera de pasarse, en cuanto lo permita el suministro, a biocombustibles.

Todos los ingredientes son de procedencia de la buena agricultura, la ecológica; el agua es de la red filtrada, utilizan levadura madre y solo 2 gramos x kilo de masa de levadura seca ecológica. Los panes del Árbol del Pan son de fermentación lenta, más digeribles, más sabrosos que los habituales.

Me comenta Eustaquio a la pregunta por el nombre del econegocio, el Árbol del Pan (Artocarpus altilis), que procede del sudeste asiático, y que sus frutos dieron mucho de comer a los esclavos llevados a América con el látigo (son ricos en carbohidratos y una buena fuente de vitaminas y minerales) y que además de esto, les inspiró lo que representa el árbol, la necesidad de pulmones, los pulmones de la tierra. + en la wiki sobre el arbolete.

Utilizan la harina de espelta suministrada por otros panaderos del compón ecobendito, El Rincón del Segura.
La espelta es como la madre de los trigos, para su pan más solicitado que venden a 3,20 euros la pieza. El segundo en el ranking ecopandero es el de multicereales, a 2,90, y le sigue el de centeno puro al mismo precio. Ofrecen también el blanco con germen, con harina no refinada a la que le falta el salvado. Me dice el ecopanadero que el bizcocho de nueces causa delirios. Al poco no lo resisto y le pillo uno, sin más remedio.

7 panes del Árbol son los que ofrecen, mira por donde el número que más afín tengo en mi vida, dicen que es como un numero mágico, en fin. Mi pasión por él comenzó el día que siendo infante, gané el único sorteo de mi vida, fue en el cole, dije 7 y eureka, me toco creo que un boli.

Distribuyen la producción por Madrid city y la sierra oeste (Villalba, Guardarrama y el Escorial). Realizan un reparto semanal y en Fresnedillas se puede adquirir su pan en el bar Amador, donde los casi 50 clientes del pueblo se hacen con el único pan bio de la zona. Por cierto, se da en Fresnedillas un ejemplo de integración muy comentada, el número de geografías es grande y amplio, muy por encima de la realidad estatal de la inmigración para una localidad con no más de 1000 habitantes.

El que fue alcalde les animó a ponerse a laborear las masas en el pueblo -aquí el web de Fresnedillas, para conocer el lugar- qué menos que con una actividad tan elegante, un horno de pan con los mejores ingredientes y buenos haceres artesanos.

Más allá de lo cercano, tienen clientes a los que les mandan el pan: en Sevilla, una tienda y 2 particulares, uno familiar; una tienda seguidora en Valencia y otra en Segovia. Están preparando unos packs de 12/14 piezas para poderlos ofrecer por internet y hacer llegar su producción mas allá de los limites cercanos. Aquí puedes conocer más sobre su trabajo, oferta y sentires. Y si quieres conocer sus puntos de venta en la región, aquí los tienes.

Los ecopanaderos del árbol estarán con un stand en Biocultura Madrid, quieren acercarse a sus consumidores indirectos, quieren mostrar su buen hacer, su buen pan, sus buenas energías a consumidores que saben apreciar los sabores de la economía local, el artesano trabajo del panadero que hace su trabajo pensando en un mundo mejor para todos. Te recomiendo hincarle el diente a alguno de sus panes o bizcochos si pasas por allá. 

Que te aproveche.





¿Por qué este diario?