You are here

El movimiento ecologista pierde a una gran periodista de su causa





El movimiento ecologista pierde a una gran periodista de su causa ##fechadiario##
Mercè Conesa, la periodista de las personas, muere el 3 de febrero de 2009.
La vegetación acuática, entre la tierra y el agua, fuerte y persistente, delicada a la vez, espacio íntimo para la nidificación de aves migrantes; ahora seca, es invierno, ha dejado toda su energía en la larga fructificación que empezó con la primavera hasta bien entrado el otoño. Ahora, esta imagen que parece esquelética, refleja la belleza de lo que fue en vida, pero en las aguas donde vivió, la vida sigue; las matas que han crecido con ella continuarán poblando la orilla del estanque en aquel punto donde la tierra y el agua mantienen su más íntima y prolífica relación para abrir nuevos horizontes vitales. Mercè, estoy seguro de que te gustaría esta imagen que la naturaleza puso en mis ojos aquella mañana en que nos anunciaron tu partida. Sé feliz.















Vuelvo del sepelio pedaleando cabizbajo bajo un manto gris de nubes. Vengo de despedir los restos mortales de una periodista que ha seguido en muchas ocasiones las andanzas de ecologistas como el que escribe. La ceremonia laica, como corresponde a una persona progresista y agnóstica, nos ha perforado el alma a los asistentes. La lectura de unos pocos mails sobre su actividad profesional, sobre sus visiones, sobre sus seres queridos, etc. ha sido suficiente. De pronto, he pensado que a veces, sin darnos cuenta, escribimos cosas que nos parecen cotidianas y sin valor en un mail y de pronto, sacado de su contexto, contiene toda nuestra esencia sin apreciarlo. En cualquier caso, la despedida ha sido sentida por todos, mayoritariamente compañeros de la profesión, autoridades, amigos y familiares. Yo, en el fondo era un beneficiado por su calidad humana y profesional y le debía este último adiós presencial.  

Mercè Conesa (1953-2009) nos ha dejado tras una larga enfermedad el día 3 de Febrero 2009. Este ecologista que lleva décadas lidiando en la causa por la Tierra debe a la entrega de esta mujer que se visualizaran algunas de las actividades en las que ha participado. Era a principios de los años noventa cuando contacté por primera vez con ella, como redactora de las “cosas de la vida” de El Periódico de Barcelona. Siempre fue sensible a las denuncias en las que estuve implicado y, como han expresado sus compañeros de trabajo, era tozuda intentando sacar espacio del jefe de redacción para sus reportajes. Y gracias a su empeño, los “trabajadores de lo social” teníamos eco ciudadano a través del rotativo en el que trabajaba. Hoy debemos expresar públicamente nuestro más sentido pésame por una periodista que tendió puentes con las ONG para que nuestro trabajo fuera visible. Incluso en los últimos años en los que estuvo su enfermedad, que le impidió trabajar de forma constante, el mismo día que retornaba se interesaba por los avatares en los que estábamos metidos. Y así fue hasta el final.

A finales de Enero 2008 recibió el reconocimiento a la trayectoria profesional en los premios de Bienestar Social del Ayuntamiento de Barcelona, por su capacidad de saber destacar las necesidades de personas anónimas y de sectores marginados, porque de los 33 años de profesión, más de tres lustros los dedicó a la causa social. Y en aquel momento, al recibir el Premio, volvió a exaltar el papel de las entidades sociales y su compromiso por dar a conocer las historias de éstas, porque estaba convencida de que no podían pasar desapercibidas. Era una mujer progresista, tenaz, amable y observadora que esencialmente sabía escuchar, y de ahí su vinculación con estos movimientos, en los que ejerció como portavoz inestimable en su actividad en la prensa. También hace exactamente dos meses, el 4 de diciembre pasado, recogía el Premi Ofici de Periodista 2008 que otorga el Colegio de Periodistas de Cataluña a profesionales con una larga trayectoria periodista y que pueda ser de punto de referencia para la profesión. Mercè Conesa había trabajado 26 años en el diario El Periódico de Cataluña.

Pero su implicación ecológica iba más allá de hacerse eco de las noticias del sector. Dentro de su colectivo profesional también demostró su sensibilidad, al promover el Grupo de Información Ambiental (GIA), un colectivo formado por los periodistas que están implicados en las noticias ambientales en los periódicos y medios de la región.  Como ella argumentaba “para reconocer los derechos humanos primero debemos reconocer los derechos de la Tierra”. Tanto los que están entre los informadores que nos señalan como los que nos arrastramos en esta trinchera de lo ecológico, perdemos a una estimable colaboradora y amiga. Tenemos, tengo, la obligación de dejar testimonio, pues son pocos los periodistas que atienden con el tesón que ponía Mercè Conesa para que en el diario en el que trabajaba se hiciera eco. Y porque sabemos que conseguir el espacio informativo en un gran rotativo para pequeñas grandes causas no siempre era fácil, ni siquiera para ella. Pero sabía cómo aflorarlas, a veces nos consiguió hasta una entera impagable página en el periódico.

A veces los premios y el reconocimiento a la labor de determinadas personas llega tarde. Nos queda dejar permanencia en nuestras páginas del recuerdo de Mercè como periodista y como persona con compromiso social, para que las futuras generaciones no olviden su labor. Por mi parte no puedo sino dejar caer lágrimas de dolor por su pérdida, pero a la vez reiterar la convicción de continuar trabajando en alertar de la insensibilidad social frente a la crisis ecológica, que esencialmente es una crisis cultural. Pero, sin duda, hoy nos quedamos sin una gran aliada y amiga. Su profesionalidad y sobre todo su entrega por conocer y hacerse eco de nuestras causas nos deja un inmenso vacío. Estimada Mercè, permanecerás en nuestro recuerdo, no lo dudes. Gracias y feliz viaje…


¿Por qué este diario?