You are here

Buena crisis. Hacia un mundo postmaterialista

"Buena crisis parte del convincente argumento de que la actual crisis económica es sólo el síntoma más visible de una crisis sistémica más antigua y mucho más profunda, que es en gran medida una crisis de percepción, resultante de nuestra obsesión fatal con el materialismo, en una mera suma de elementos materiales, y de personas que anhelan posesiones materiales para compensar su desencanto y alienación en un mundo así. Tras explorar esta doble falacia, Jordi Pigem presenta el paradigma postmaterialista que está emergiendo". Así resume el celebrado autor alternativo Fritjof Capra este interesante libro.

BUENA CRISIS . Hacia un mundo postmaterialista
Autor: Jordi Pigem
Páginas : 192
Tamaño (cms.) : 13 x 20 cm
Editorial Kairós
Barcelona, 2009.

Edició en català:
Bona crisi. Cap a un món postmaterialista
Ara Llibres. Barcelona, 2009

Todo libro tiene sus bases; el autor nos lega sus propuestas y el sentido del mismo, en este caso la clarividencia de Pigem frente a la necesidad de impulsar nuestra sociedad hacia el postmaterialismo. "Nuestra manera de entender el mundo refleja cómo nos entendemos a nosotros mismos. Un mismo lugar visto con ojos de poeta, de biólogo, de empresario o de ingeniero origina visiones muy distintas. La percepción de un paisaje es un retrato de aquel lugar y, a la vez, un pequeño autorretrato de la persona que lo percibe". Y ahí radica el problema de nuestra crisis sistémica, y es que nos hemos olvidado de la naturaleza y, con ello, nuestra vida simplemente se ha quedado vacía, por lo cual necesitamos llenarla de posesiones materiales. Consumimos hasta morir, acumulamos todo tipo de enseres y, además, necesitamos recambiarlos periódicamente. Así hemos creado una industria cuya principal necesidad es "innovar en la estética" para que sigamos consumiendo y acumulando. Por ello acumulamos teléfonos móviles, coches, ropa, etc., que abandonamos cuando todavía podrían ser útiles, mientras se procura que no sean fáciles ni de reparar ni de reactualizar. Finalmente, cuando acabamos en la tumba todavía nos llevamos algún árbol tropical y recursos energéticos y materiales para confeccionar el ataúd y el encojinado de telas sintéticas o naturales, que se incinerarán provocando emisiones tóxicas a la atmósfera o simplemente se irán pudriendo en el nicho de un cementerio.

"El origen de todo saber y de todo gozar es el asombro ante el mundo... Un mundo materialista que reduce la realidad a cifras y estadísticas puede acumular información, pero no puede amar ni actuar con sabiduría. Y sólo podemos respetar y conocer a fondo lo que amamos". Nos falta conocer mejor nuestro planeta, para simplemente enamorarnos de esta joya biológica en la que estamos viviendo. Sólo así podemos "redescubrir el mundo como un lugar asombroso, lleno de sentido y lleno de prodigios, de encanto, de baraka... Al darnos cuenta de que todos estamos interrelacionados surge naturalmente la generosidad y la solidaridad, y la simpatía". Algo que es lo que realmente puede hacernos salir de esta crisis por las buenas.

Buena crisis explora también cómo llevar a cabo la gran transición hacia el postmaterialismo. Desde La Carta de la Tierra, a modo de constitución para respetar el entorno que nos da vida, hasta las posibilidades de cómo debemos diseñar la tecnología con criterios con los que imitemos a la naturaleza. Reinventando casi todo lo que somos y hacemos, así como rediseñando el mundo. Pero todo ello, a la vez, con inteligencia ecológica para asumir un cambio de paradigma productivo, aplicándonos en "una transparencia radical que permita conocer realmente el impacto ambiental de los productos que nos rodean y que nos haga conscientes del contexto y las consecuencias de lo que hacemos". Por ello, es evidente que, más allá de los cambios políticos necesarios y de la aparición de una nueva ética acompañada del principio de participación, "la mayor transformación de nuestra época es la que ha de ocurrir en el corazón humano, la mayor fuente conocida de energía limpia y renovable".

Jordi Pigem ha escrito un libro que es un compendio sintético de muchas de estas propuestas para el cambio de paradigma, que vienen expresándose desde hace décadas por parte de entidades socioecológicas y expertos en el tema. Su mayor valor es, pues, poner en unas bellas páginas una lectura emocionante para los que también intuyen que esta crisis sistémica es la oportunidad para aplicarnos en el camino del postmaterialismo, sabiendo que "nuestras acciones no son sólo las de un pequeño ser aislado entre millones de hombres y mujeres, son también las acciones de un microcosmos en resonancia con el conjunto de lo que existe, de ahí nuestra responsabilidad". Buena crisis incita a actuar y, como decía Gandhi, a ser "el cambio que quieres ver en el mundo". Con libros como el de Jordi Pigem, no tenemos excusas: "es el momento de pasar de los espejismos del materialismo a la experiencia postmaterialista y de abrazar nuevas formas de luz que quieren nacer ya: el reencantamiento del mundo, la conciencia de que nada hay de lo que estemos separados, la gratitud por el regalo de la existencia y la plenitud vital en el aquí y ahora". ¿A qué esperas?