You are here

Seis Grados. El futuro de un planeta más cálido

¿Qué pasaría en un mundo seis grados más cálido?. El investigador Mark Lynas invita al lector a un viaje para conocer las consecuencias que los científicos estiman que pueden darse durante el siglo XXI si la temperatura global del planeta sube de uno a seis grados. En el peor escenario con seis grados más (actualmente estamos ya casi a un grado por sobre la media de los últimos milenios) poblaciones humanas enteras serán aniquiladas. Por eso a pesar es un libro que ante todo nos lanza una advertencia global: o actuamos inmediatamente o nos enfrentamos a la extinción masiva. Es una lectura trepidante que nos muestra como podemos evitar la catástrofe antes no sea más tarde. El libro Sis graus (Seis grados) de Mark Lynas sirvió de base para la interesante película The Age of Stupids. Este libro que hasta ahora sólo estaba en inglés (publicado en el 2007)  está disponible en lengua catalana (2012) editado por Librooks) y también en lengua castellana editado igualmente por Librooks (2014).

zoom

Portada de la edición catalana del libro de Mark Lynas editado por Librooks.

Grado a grado este libro de divulgación científica se basa en las previsiones sobre el Panel Internacional sobre el Cambio Climático (IPCC) en la franja de temperaturas de referencia de 1,4 ºC a 5,8 ºC publicado en el  "Tercer reportaje de evaluación" del año 2001.  Sin embargo, en febrero del 2007 el IPCC publicó su Cuarto Informe de Evaluación (AR4) que ampliaba la franja de temperaturas de cara al año 2100. En el escenario de emisiones más bajas, con un descenso drástico de las emisiones de efecto invernadero mundiales, el calentamiento para el año 2100 podría ser sólo de 1,1 ºC , según el AR4 mientras que los escenarios más altas, entonces el calentamiento global podría alcanzar los 6,4 ºC con lo cual la franja sería incluso de siete grados en el libro. La historia nos ha enseñado que los acontecimientos humanos son demasiado impredecibles para dar crédito a un enfoque tan determinista. Sin embargo, los efectos previstos grado a grado son una aproximación para estar prevenidos. 

 

Un grado
A un grado por encima de la media algunos de los efectos previsibles pueden ser que el Ártico se quede sin hielo la mitad del año y las severas sequías que se darían en Estados Unidos harían incrementar los precios de los alimentos por la destrucción de los cultivos. La desaparición de los glaciares de montaña en todo el planeta supondría una grave amenaza para el suministro de agua potable. Las poblaciones de anfibios quedarán amenazadas por la progresiva sequía. Se empiezan a apreciar las consecuencias sobre los arrecifes coralinos como sucedió en el 2005 en el Caribe que se decoloraron. El 70 % de los arrecifes coralinos del mundo ya están muertos o se están muriendo. Estos ecosistemas acogen y alimentan una tercera parte de toda la vida de los océanos, incluidas cuatro mil especies de peces.

Portada del libro Seis grados en lengua castellana publicado por Librooks de Mark Lynas.

Dos grados
Los bosques colonizarían Groenlandia, la tundra ártica de musgo y liquen desaparecería y la forma de vida de los indígenas árticos basada en las focas, el caribú o la pesca los desaparecería definitivamente. El deshielo irreversible de Groenlandia tendría efectos sin precedentes en la subida del nivel del mar hasta unos 5,5 metros. Ciudades costeras como Londres, Venecia, Nueva York, Boston, Xangai, Bombai, perderían la mayor parte de su superficie urbanizada. El clima estaría cambiando especialmente en las zonas mediterráneas y del sur de Europa pero también en el cinturón árido subtropical. Esto supondría incremento de incendios forestales, más erosión, más sequía y problemas de suministro de agua que incidirá también en el suministro energético.

Tres grados
El hambre estructural se apoderará de gran parte de los trópicos cuando la mayor fuerza de los vientos provoque la desaparición de los campos de dunas del Kalahari sepultando las tierras de su alrededor con arena infértil. La subida del nivel del mar provocará migraciones hacia el interior de una población que puede ser de más del 50 % de la población mundial. Los desplazamientos de poblaciones resultantes por todo el planeta harán que los que históricamente conocemos causados por las guerras o la pérdida de cosechas en otras épocas sean una nimiedad. El alud de refugiados ambientales por todo el planeta provocará conflictos sociales que desembocarán en una sociedad desarraigada y sin esperanza.

Cuatro grados
Un calentamiento global de cuatro grados es más que suficiente para el deshielo alcanzara la Antártida causando un aumento del nivel del mar de 50 metros en todo el planeta. Esto cambiaría totalmente la geografía costera de todos los continentes. Si unas décimas de temperatura fueron suficientes para acabar con las culturas mayas y de Harappa la cuestión es como afectaría un incremento de diez veces más. Ciertamente, extensas zonas de Siberia serían cálidas y esto pondría en marcha la ruleta rusa de liberación del metano almacenado en el permafrost del suelo cuyo efecto invernadero provocaría el colapso al impedir la estabilización de la temperatura y la consecuente escalada hacia el colapso final.

La sequía, la falta de agua, las temperaturas extremas son algunos de los efectos del calentamiento global.

Cinco grados

Con un calentamiento global de cinco grados, un planeta totalmente nuevo tomaría forma. Un planeta que poco tendría que ver con la Tierra que conocemos hoy en día. No quedaría hielo ya que se habría fundido en ambos polos. Las selvas tropicales se habrían quemado y desaparecido. El nivel del mar habría subido suficientemente como para adentrarse incluso al interior continental. Los humanos quedarían aislados en zonas habitables cada vez más pequeñas por culpa de la crisis, las sequías y las inundaciones. Las temperaturas interiores experimentarían temperaturas de diez o más grados superiores a los actuales. Aunque el Apocalipsis final es el calentamiento de seis grados.

Seis grados

Éste podría ser "el escenario del día del juicio final", un escenario que ya se dio en el Jurásico hace 183 millones de años cuando las concentraciones de dióxido de carbono aumentaron a 1000 ppm lo cual condujo a la extinción de la vida. La explosiones de gas metano procedente de los hidratos de metano acumulados en los fondos marinos liberados por las altas temperaturas del mar serían el arma de destrucción masiva que pondría final a la vida en la Tierra dejando sólo bacterias y poco más. Este escenario se dio ya en la era geológica del Pérmico hace 251 millones de años. Lógicamente nada está escrito sobre el futuro pero en el pasado tenemos algunas respuestas.

zoom

Placa Larsen en la Antártida.

Lamentablemente, más allá de las predicciones y de este ejercicio de simulación, algunas de estas vemos que empiezan a materializarse, como por ejemplo los veranos con noches más calurosas en el área mediterránea. Mark Lynas no lo advierte para provocar miedo sino todo lo contrario. Seis grados (disponible en catalán y castellano) es un llamada a la acción para que la humanidad tome las riendas de un destino más sostenible. Un ensayo de divulgación científica que invita a la sociedad a ser consciente de la importancia de que tenemos nuestro habitáculo planetario en una situación crítica.

A estas alturas no hay duda alguna que las actividades de los seres humanos están en la base  del incremento de CO2 en la atmósfera que ya supera las 390 ppm. De no ser por la quema desaforada de combustibles fósiles  estas estarían situadas por debajo de los 350 ppm. De ahí la importancia de que seamos nosotros con nuestro cambio de paradigma vital quienes frenemos esta escalada de emisiones que contribuyen al calentamiento global.

 

Artículos relacionados

-El mundo ante el calentamiento global

-Una verdad incómoda

-El mundo sin nosotros

actualizado: 
21/06/2014
parte de: