You are here

El sentido del asombro

Una mujer atrapada por sus raíces a la tierra, una particular relación con la naturaleza y la belleza que emana de la misma. Pastel de pera con lavanda (Le goüt des merveilles) es un film que se deleita en la naturaleza rural de la Drôme provenzal en el departamento francés de Rhône-Alpes. En esta región, y durante unos treinta cinco días, el director y guionista, Éric Besnard y su equipo deambularon por sus pueblos, sobretodo por los del País de Nyons y la vecina Vaucluse para rodar la película. De las localizaciones escogidas extrajeron la magia de cada rincón que se refleja en el film. Más allá del argumento, la historia está aderezada de ricos paisajes rurales en los que la luz solar ilumina cada paisaje con personalidad.

Un paisaje dominado por los campos de lavanda, pero también por los árboles frutales, que es donde se desarrolla la trama. Una región donde la naturaleza, de carácter submediterránea es primorosa, cambiante, sensual, pero también imprevisible. Una naturaleza que convierte a sus agricultores en personas que deben entender esta perspectiva ligada a una particular climatología. El personaje principal es una arboricultora cuya relación con la naturaleza, por sus circunstancias vitales, ha quedado atrapa en una singularidad que no comprende del todo.

A partir de ahí, Pastel de pera con lavanda construye una enternecedora comedia romántica sobre la encantadora fuerza de la atracción, que de una manera luminosa se diferencia de todas las demás. Louise cultiva una plantación de perales en la Provenza francesa y lo hace sola con dos hijos tras la muerte de su marido en un accidente. El embargo del banco planea sobre su finca ya que no puede pagar los créditos adquiridos.

Un día atropella a un hombre llamado Pierre quien padece del síndrome de Asperger (una especie de autismo) pero que destaca porque rezuma una gran sensibilidad. Toda la familia de Louise se verá atrapada por la particular manera de entender el mundo que tiene Pierre.

Pierre, es el contrapunto para que sepamos asombrarnos de esta naturaleza salvaje, que quizás nos supera en muchos momentos por su ímpetu, pero en la cual podemos hallar estos mil detalles que nos alegran la existencia cotidiana. No es casual que este nuevo modo de percepción esté enfocado desde la perspectiva del personaje protagonista el cual padece síndrome de Asperger. Precisamente, es este síndrome que se caracteriza por una extrema hipersensibilidad hacia el mundo, el que sirve de caballo de troya para ofrecernos una nueva perspectiva sobre el amor, la naturaleza, los seres humanos, etc. Aquello que hace diferente a Pierre, su patología, se convierte en una cualidad a cada paso que da. Su asombro ante la belleza, su facilidad para afrontar la complejidad no son excusa para detenerse frente a las pequeñas maravillas de la naturaleza que nos rodea. Pierre es una persona honesta, franca y directa. No tiene ningún interés por el dinero y nunca miente. Es un extraterrestre que en momentos recuerda al protagonista de Starman (1984) de John Carpenter.

Pastel de pera con lavanda es una película sensorial en la que el tiempo parece que se ha detenido. Los personajes se mueven en un mundo muy pequeño en el que los frutales y la naturaleza les rodean para bien y para no tanto. La meticulosidad y el orden de Pierre se contrapone al desorden y la impotencia de Louise y desde de este contraste la película nos ofrece una forma diferente de enfocar la diversidad del otro como si de un cuento de hadas se tratara, pero realista. Una historia para que valoremos que la felicidad es saber sacar provecho de cada particular momento presente sin rechazarlo.

Su director, el cineasta francés, Éric Besnard reconocía que "quería que mi protagonista fuera un genio matemático, pero que fuera capaz de dejarlo todo para contemplar un rayo de sol durante horas. Porque no hay nada más esencial que eso. Nada más bonito. Las personas que padecen el síndrome de Asperger pueden tener dificultades en sociedad y, por esta razón, desarrollan sistemas de compensación. Sin embargo, poseen algo excepcional: van a lo esencial. Las pequeñas hipocresías del día a día les resultan incomprensibles. Ellos no son hipócritas. No hay juego social. Para ellos, la mentira es imposible, solo supone una pérdida de tiempo...”

“Lo que me interesaba era tener dos personajes principales que no pudieran tocarse. Y construir una relación amorosa a partir de ahí. Es una comedia romántica, en la que los dos personajes viven en mundos inalcanzables, pero en las que la relación entre ambos se desarrolla a partir de lo que a cada uno le falta”.

En Pastel de pera con lavanda, la cámara de Éric Besnard ha sabido captar múltiples detalles que hacen que este film sea una pequeña joya de elogio a la naturaleza rural al estilo de lo que Jean Giono describió en su obra Las riquezas verdaderas. Escenas particularmente dramáticas que nos invitan a la reflexión y visiones que nos aportan una nueva perspectiva nos permite comprender que toda situación que vivimos está llena de mil oportunidades que pueden cambiarnos el destino con tan sólo un pequeño gesto.

El título en castellano de la película quizás no haga justicia al fondo del film como lo hace al menos la traducción del inglés, “El Sentido del Asombro” (The sense of wonder), pues aunque Pastel de pera con lavanda como título ya incorpora un contraste chocante, quizás no capte la singularidad estética que hay detrás del trabajo fílmico del equipo. El trabajo de los actores, tanto del personaje de Pierre como de Jules es impresionante, y debemos destacar que ambos son miembros de la Comédie Francaise lo cual sin duda les permite bordar sus papeles.

Es una película sencilla sobre nuevas formas de ver la vida y aceptar las diferencias, Una hermosa oda a la diversidad, un soplo de aire fresco a favor de la tolerancia y la mútua comprensión entre las personas. Una película agradable y llena de ternura, algo poco habitual, y ambientada con el telón de fondo de una naturaleza llena de humanidad.

Cartel de la película.

Ficha técnica
Título original: Le goüt des merveilles (The sense of wonder)
Dirección y dirección: Éric BESNARD
Reparto: Virginie EFIRA (Louise), Benjamin LAVERNHE (Pierre), Lucie FAGEDET (Emma), Léo LORLEAC’H (Felix), Hervé PIERRE (Jules), Hiam ABBASS (Mélanie Ferenza), Laurent BATEAU (Paul)
Imagen: Philippe GUILBERT
Sonido: Antoine DELFLANDRE
Música original: Christophe JULIEN
Productores: Patrice LEDOUX y Michel SEYDOUX
Distribución en España: Surtsey Films
Año: 2015
Duración: 100 min
País: Francia
Género: Comedia

Artículo elaborado por la redacción de terra.org. Imágenes del film

actualizado: 
09/08/2016
parte de: